miércoles, 10 de diciembre de 2014

Dark Light 11

Capitulo 11
Ganadora

A los pocos minutos, llegaron también Karen, Nancy y Nestor, la enfermera ya se había ido, Aura ya estaba casi bien. 
— ¡Estás viva! —dijo Nestor, no pudo evitar darle un abrazo—. No sabes cuanto me alegro.
— ¿Pasó algo? —preguntó Aura.
—Se cayó de la parte más alta de la torre Eiffel, pero tranquila, que yo la cogí —dijo Nancy orgullosa de sí misma.
— ¿Te caíste de la torre? —preguntó alarmada, se iba a levantar.
—Pero estoy bien. Cambiando de tema, antes la enfermera te llamo "la vampiro biónica" ¿a qué se refería?
—Pues... Solo es...
No supo qué contestarle, pero ni hizo falta. Anunciaron al ganador del campeonato. La imagen de Karen apareció en todas las pantallas del edificio. Se quedaron todos mudos, Karen no sabía como reaccionar. Cuando su imagen desapareció, todos empezaron a felicitarla. Pero finalmente tuvo que ir, tenían que hacer oficial su nuevo rango.
Era probable que ya no la vieran con tanta frecuencia después de todo, el equipo Nestor-Karen se iba a disolver. Cuando ella se fue, cambiaron de tema, como si todo estuviera planeado.
—Lily —le dijo Nancy—. Tú eres la que mejor está en este momento. Nosotros ya hemos hecho el informe ¿lo llevas tú a las oficinas?
—Claro —cogió la carpeta que le tendía Nancy—. Espero no equivocarme de camino...
Entró en el ascensor y pensó en las oficinas, aún no había ido allí, pero solo con pensar el nombre, llegó a su destino. Había algunas personas haciendo cola, un monitor decía el número de la secretaria a la que tenían que ir, solo había cuatro disponibles en aquel momento. La cola avanzaba a una velocidad aceptable. A ella le tocó la número 3. Una chica joven y rubia. Se acercó a su mostrador, por encima vio que tenía algunas tareas pendientes. Su teléfono no dejaba de sonar, había papeles por todas partes y parecía nerviosa.
—Buenas... —la saludó.
La secretaría levantó la cabeza para mirarla, sonrió y dijo:
—Dame un segundo.... 
Escribió algo en unos informes, los grapó, les puso el sello. Entonces se lo pasó a la chica que Lily tenía al lado.
—Lo sobra una hoja —le dijo.
—Ups! Lo siento —lo desgrapó y le quitó la hoja que sobraba. Cuando se lo devolvió, suspiró aliviada—. Dime.
—El informe del campeonato de nuestro equipo —le dio la carpeta.
La secretaria lo miró, lo leyó y le estampó el sello.
—Perfecto —lo metió en un archivador.
—Gracias.
Había sido fácil. Mientras salía vio como Wilfred, que había estado detrás de ella, empezaba a discutir con la misma secretaria.
—Exijo que hagan una investigación sobre esto. Esa enfermera no está bien de la cabeza...
— ¿Enfermera? ¿No habías dicho que se llamaba Sharon? Es la cirujana jefa. ¿Qué pasa con ella?
—Por el amor de Dios... Repito por última vez. Me ha atacado con un maldito bisturí, a MI. Soy de rango Zafiro y ha puesto en peligro MI vida. Quiero que abran una investigación para que la bajen de rango, la despidan o algo... 
—Ajá... ¿Y tú quién eres?
—Wilfred, Wilfred Hans, rango zafiro, brigada 26.
—Bien, toma este formulario estándar, rellénalo y te mandarán una respuesta, un formulario por queja de conducta de la enfermera, de aquí 8 o 10 semanas. Hasta entonces —sonrió—. ¡Siguiente!

*   *   *

Leandra la llamó para ayudarla con algunos trabajos, le dijo que fuera a la sala de interrogatorios, porque tenían que poner a prueba a algunos aspirantes. Esa era la única forma de aprender en Dark Light y pasar de rango. Siendo principiante, lo único que podía hacer era entrenar, observar, suplicar a alguien que la llevara a las misiones... Si no, no se conseguía nada.
Lily la estaba esperando en la sala de interrogatorios. Leandra había ido a buscar el nuevo aspirante. En la mesa había dejado dos sobres. Uno tenía la información sobre la prueba y el otro sobre el aspirante. No podía resistirse a cotillear... Abrió el segundo sobre y lo leyó. Había un par de folios grapados. Miró la foto de reojo, un chico con el pelo corto y castaño. Empezó a leer. Tenía 15 años, vivía en Barcelona, se llamaba David, era un licántropo... David. ¿Había leído bien? Miró otra vez la foto por si acaso, tratando de recordar. Sí, definitivamente era él, justo en ese momento apareció en la sala junto a Leandra. 
—Tú —dijo él con tono acusador al verla.
—... ¿Qué haces aquí?
— ¿No está claro? Hacer la prueba.
Leandra se sentó al lado de Lily, le quitó los documentos y los volvió a meter en el sobre mientras cogía el otro. David se sentó delante.
— ¿Por qué justo ahora? —preguntó Lily.
—Porque en Dark Light solo puedes ingresar si tienes 15 años o más. Aunque este lleva insistiendo desde que me conoce. Pero solo hoy es el día que puede hacer la prueba —dijo Leandra—. Bueno, David. No hace falta que te cuente todo el rollo del espejo y en que consiste la prueba y bla, bla, bla... ¿Verdad?
—Me lo se de memoria, tú dame eso —le quitó el sobre de las manos.
— ¿Y de que os conocéis?
David iba leyendo el informe sin prestar atención a lo que decía Lily. 
—Es un primo lejano —dijo Leandra.
— ¿Qué pasa? ¿Toda tu familia es así?
—Al principio no. Pero tener relación con uno, significa que estás en peligro.
— ¿Atacáis a vuestra familia?
—Hay veces que pasa. Pero me refiero a que si hay uno, siempre habrá más por la ciudad. Y si los demás saben que en una gran familia hay alguien convertido... Se lo toman como vía libre, así que lo extienden a los demás parientes.
David dejó el informe de su objetivo en la mesa y miró a Leandra.
— ¡No puedes hacerme esto! ¿Un vampiro? Enemigos naturales, no vamos a congeniar...
—Lo siento, pero se seleccionan de forma aleatoria. Tampoco es para tanto, tiene tu edad.
—No. Tal vez tenía mi edad cuando se convirtió, pero este tío tiene 40 años.
—Bueno, hay gente que lo tiene peor, según los comentarios no es tan agresivo como pinta...
A continuación, le dio esposas (estas de metal), un transmisor y una cámara (que se tuvo que poner en la chaqueta como un broche). Leandra llevó a David a Londres, luego se llevó a Lily a vigilarlo. Era una pequeña habitación con varios monitores, micrófonos, un mapa tridimensional que enseñaba la posición de David. En uno de los monitores veían a través de su cámara. En los otros, estaban sintonizadas las cámaras de vigilancia de los bancos y otros lugares públicos cerca de David. Él estaba situándose, miraba a su alrededor mientras caminaba despacio, fijándose en cada persona con la que se cruzaba.
— ¿Qué pasa si no encuentras al objetivo? —preguntó Lily.
—Puedes seguir buscando hasta el infinito o rendirte y hacer la prueba otra vez, como cuando no consigues atraparlo. El récord de búsqueda fue de 52 horas seguidas, por un elfo en Nueva York.
—Oye, si Dark Light actúa en tantos países diferentes... ¿Por qué todos hablan el mismo idioma?
—A lo mejor solo es lo que oímos nosotros. Tal vez sea cosa de Dark Light, no sé. Simplemente no le busco sentido a esas cosas, porque a veces no lo tienen.
Había muchas cosas sin sentido de Dark Light. El ascensor que te llevaba a donde querías, pero sin moverse. Los espejos que hablaban si mentías. La teletransportación. La habitación, que descubrió sin querer, donde vivían un montón de gatos... Lily intentó volver a esa habitación, pero no la encontró, por desgracia.
— ¿Qué hizo mi hermana en su primera prueba?
—Se dio el lote con un vampiro.
— ¿¡Cómo!?
Leandra no pudo disimular su risa ante la reacción de Lily.
—Decidió no perseguirlo, ni atacarlo ni hacerle nada. Fingió ser una vampiresa mala a los ojos de su objetivo. Usó el método encanto y seducción para que no se separara de ella. Le ayudó en lo que pudo y... Le pegó un morreo digno de una película. Luego, mientras él estaba distraído... Le esposó.
—Oh... ¿Ella tenía 16 años entonces?
Leandra asintió. Su hermana con 16 años, usando el método chica fácil para atrapar a su objetivo. No necesitaba detalles tan explícitos sobre esa misión...
—Pero en los últimos 10 años, ha cambiado de táctica. Ahora va a lo bruto. Se lanza sobre cualquiera para inmovilizarlo, sin ni siquiera pensar en las consecuencias. Y normalmente les arrea un puñetazo cuando ya están esposados... Anda mira —señaló una pantalla— lo ha localizado.
Parecía sorprendida, tal vez no tuviera muchas expectativas para su primo. Su objetivo era un vampiro con apariencia de 15 años, vestía como un punk aunque no lo parecía. Iba caminando por la calle mientras olía disimuladamente a los humanos. Tal vez estaba buscando su cena. David al principio no se movió, solo observó.
—Y dime otra cosa. ¿Qué hizo mi hermana hace 8 años? Me lo ha mencionado un par de veces. Algo de que acabó con un criminal muy peligroso por lo que le dieron esa medalla. Pero nunca cuenta detalles.
—Alexter, dicen que fue uno de los fundadores de Dark Light, un Alpha, pero que se separó porque sus ideas eran diferentes. Se convirtió en el vampiro más buscado, también en el más ilocalizable. Cuentan que formó su propio grupo, aunque no se sabe que fue de él después de su muerte. Él convirtió a Aura. Una noche, en un intento de desvanecerse, se equivocó y acabó en la calle cerca de su antigua casa. Alexter la secuestró.
— ¿La secuestró? 
—Sí, el quería que se uniera a su grupo. Todos a los que convierte se acaban uniendo a él. Pero bueno, tu hermana no lo hizo, él se enfadó. Hubo una pelea y otras cosas. Él y dos de sus compinches murieron. La casa se quemó por accidente. Como ella no tenía el rango para matar sin permiso, la sometieron a un juicio. Pero aquí los juicios son diferentes, su castigo iba a ser volver al rango principiante. Pero los Alphas intervinieron. Como había acabado con el enemigo número uno, la premiaron, le dieron la medalla y pasó de rango. ¡David no te arriesgues idiota!
Lili volvió a mirar la pantalla, David iba a atacar a su objetivo por detrás. Leandra sabía que muchos lo intentaban así y siempre fracasaban. Su objetivo se dio cuenta, al girarse y ver a David con esposas preparado para atraparle, gruñó, se le lanzó encima y empezó a seguirlo. David se metió en un callejón, todos se metían en callejones para evitar los desordenes públicos. Su objetivo lo siguió, pero le perdió de vista.
David había escalado un muro subiéndose a ventanas y tuberías. Cuando vio que su objetivo se había quedado quieto, rastreándolo, se le tiró encima. El vampiro quedó boca abajo con David encima, le puso las manos detrás de la espalda y luego las esposas. Entonces habló por el transmisor.
— ¿He pasado no?
—Sí David... Felicidades, este será tu regalo de cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?