lunes, 28 de diciembre de 2015

Aviso Importante: Reinicio de Dark Light

¿Os habéis enterado de Crepúsculo Vida y Muerte? ¿No? No importa, os lo explico.
Por el décimo aniversario de Crepúsculo, Stephanie Meyer ha decidido reimaginar Crepúcsulo, de esta forma cambiará un poco a los personajes. Bella, la humana, será un chico y Edward una chica ^^ ¿genial no?
No han pasado 10 años, ni he llegado a acabar Dark Light, pero voy a unirme a la moda. Durante esta semana reescribiré los capítulos publicados de Dark Light y el próximo capítulo que leáis será un poco diferente. Aquí tenéis algunos puntos esenciales de lo que fue, es y será Dark Light a partir de ahora.

  • Aura será un chico y se llamará Auron.
  • Alexter será una vampiresa sexy y se llamará Alexis.
  • Edgar y Leandra se intercambiarán.
  • Sally también será un chico, se llamará Salvador.
  • Lily será un chico, su nombre será Leonard.
  • David será Dana.
  • Néstor seguirá siendo Néstor pero será gay.
  • Johann será Joana.
  • Para dejar claro el cambio, Dark Light cambiará su nombre y será: Light Shade
Y bueno, dadle una calurosa bienvenida a Light Shade al blog. Pronto cambiaré la portada y veréis cambios en los capítulos.

—¿A qué se debe este cambio?

A parte de la nueva moda de Crepúsculo Vida y Muerte, simplemente quería cambiar la historia. Se acabaron las chicas heroínas, dejará de ser un harem reverso para ser simplemente un harem (harem reverso y harem son tipos de anime).
No es normal que una chica sea la protagonista todo el tiempo y que tantos chicos se enamoren de ella. Los chicos son mucho mejores para estas historias, por eso Leonard hará su papel y se llevará consigo a todas las chicas de Light Shade.
Tal vez ahora no os guste mi idea, pero pronto lo hará, ya lo veréis ;)


Post Data: Feliz día de los Inocentes.
¿Alguien ha picado :P?

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Dark Light 36

Capítulo 36
Alphas II


—Yo creo que no hace falta que responda a esa pregunta —dijo Sharon.
—Lo mismo digo —la siguió la vampiresa, que agarró del brazo a Hermes para incluirlo.
La primera persona a la que miró Lily fue a Swan.
— ¿Qué te dice mi nombre? —le preguntó esta.
— ¿Cisne? —contestó David en su lugar.
—Exacto, soy una mujer cisne.
— ¿Qué se supone que significa eso?
Swan sonrió, realmente le encantaba hacer eso, pero no lo hacía muy a menudo. Levantó sus brazos como si estuviera desplegando unas alas y en eso se convirtieron. Unas grandes alas blancas pegadas a sus brazos.
Fueron unos segundos alucinantes y que sorprendieron a todos los presentes en la habitación. Cuando volvió a recoger sus brazos, ella volvió a la normalidad, pero había provocado un pequeño desastre al chocar sus alas contra los objetos de su alrededor, y también por el viento que había creado al mover las alas, además, todo se había llenado de plumas de cisne.
— ¡Swan! ¡Aquí dentro no! Mira la que has armado —dijo Jenebith.
Se llevó las manos a la cabeza mientras Swan se reía por lo bajini, empezó a pasearse de un lado a otro mientras lo ordenaba todo usando la magia. Lily no entendía porqué se quejaba tanto si podía resolverlo todo tan fácilmente.
— ¿Y vosotros?
El camarero sin nombre sonrió de manera provocativa, tenía una mirada daba miedo. Su gemelo había desaparecido.
—Yo soy... un incubo.
—... Vale...
Lily hubiera podido jurar que le había guiñado un ojo, pero empezó a darle un poco de grima, sobretodo al pensar que podía haber llegado a gustarle en algún momento.
Detrás de ella escuchó un rugido, cuando miró hacia atrás no pudo evitar gritar. Había un puma negro enorme detrás del sofá. Aunque no parecía realmente peligroso, solo un gatito gigante.
—Es... ¿Axel?
El puma pareció querer responderle, saltó sobre el sofá y se puso delante de Lily, se acostó en el suelo y empezó a restregarse contra el suelo cual gato casero.
—Es un nahual —dijo Jenebith.
— ¿Qué es eso?
—Que se convierte en animal y etc etc —contestó el camarero sin nombre.
Lily miró a los dos gemelos, supuestamente gemelos. El gatito negro/puma y el demonio.
— ¿Sois hermanos?
Uno asintió, el otro se sentó y ladeó la cabeza.
—Vale... ¿Entonces porqué no sois de la misa especie? ¿Que lógica tiene eso?
—Es largo de explicar —dijo Axel, que se había convertido de nuevo.
Solo le quedaban dos.
—Y... ¿la banshee no habla nunca?
La chica de pelo negro parecía un poco entristecida.
—Tiene un modulador de voz —respondió Swan—. Un micrófono capta las ondas de su voz que están a alta frecuencia y las transforma para que no nos destroce los tímpanos a nosotros. Pero lo perdió.
Lily y David la miraron incrédulos.
— ¡Sois los jefes de Dark Light! ¿No sois capaces de encontrar un objeto que vosotros habéis perdido?
La Banshee parecía estar a punto de llorar y eso era peligroso.
—En realidad, creemos que alguien lo escondió —dijo Swan.
Jenebith no pudo evitar reírse. Axel y ella empezaron a discutir, la chica banshee parecía querer intervenir, pero no se atrevía a pronunciar una palabra. Tanto discutieron Axel y Jenebith que esta empezó a correr y Axel la persiguió convertido en puma. Desaparecieron entre los numerosos estantes y mesas que había por la sala.
— ¿Y tú? —le preguntó al hombre de la limpieza.
—Yo solo limpio —dijo, pero Lily estaba segura de que mentía o no quería revelarle nada.
—Pero la más importante de las preguntas es... ¿Cuánto tiempo llevamos allí? —dijo David.
—Y también qué hacemos aquí —continuó Lily.
Cuando Jenebith, Axel  y la Banshee volvieron, la última ya había recuperado su modulador, consistía en un micrófono y unos cascos.
—Más de cinco años, realmente os habéis perdido mucho —dijo la Banshee, su voz sonaba un poco artificial, pero era realmente bonita y al parecer se oía a través de sus cascos—. Mi nombre es Alida.
—Cinco años... no me parecieron más que unos días —dijo Lily.
Todos los Alphas ahí reunidos se coordinaron a la vez, sacaron sus mandos y pulsaron unos botones. La sala se oscureció por completo pero el techo blanco se iluminó como una pantalla de cine.
La imagen que se mostraba era una ALERTA roja titilante, una alerta que había aparecido por todo el edificio en algún momento.
—Justo cuando tú desapareciste por segunda vez —comenzó a decir Sharon— llegó una epidemia a Dark Light. Virus Beta, así acabamos llamándolo ya que provenía de la misma organización. Antes de que pudiéramos darnos cuenta, los primeros infectados habían muerto a causa de este. En solo unos días casi el 50% de los agentes estaban infectados o si no en cuarentena. Todo el edificio estaba en cuarentena de hecho. A los únicos a los que no afectaba era a los vampiros.
—Durante el tiempo que estuvimos afectados por el virus, la mismísima Beta consiguió hackear nuestros programas y entrar en la red informática del edificio, dejando a todos claro que estaban un paso por delante de nosotros —dijo la vampira.
—Presentíamos un gran ataque al edificio, que como deberías saber, no tiene una ubicación exacta en el mundo, pero se puede acceder aquí. Preparamos el terreno exterior para el ataque. Cogimos a los mejores soldados de más alto rango que quedaron vivos y no fueron infectados —continuó Hermes.
Por primera vez en todos esos años, Lily pudo ver el exterior del edificio de Dark Light, hacia arriba estaba cubierto de nubes y a su alrededor había una espesa niebla. Pudo ver los campamentos que habían montado alrededor y cuando comenzó la primera ola de ataques.
—Tuvimos razón, nos atacaron. Este era solo un grupo de reconocimiento, aunque nadie consiguió irse de nuevo, las noticias llegaron a Beta de todas formas.
Aura estaba dirigiendo la batalla desde primera fila. En ese momento Lily se preguntó lo que no le había dado tiempo a pensar ¿dónde estaba ella? La imagen cambió justo antes de que ella soltara todas sus armas y Lily pudiera verlo. Aparecieron muchas más, pero en las próximas no vio a su hermana.
—No encontramos cura al virus Beta, pero si una forma de eliminarlo —dijo Sharon.
— ¿Qué quieres decir?
—Es largo de explicar, pero digamos que aunque no podamos matar aún al virus, se le puede sacar del cuerpo como si fuera solo un parásito. Luego solo queda esperar a que el paciente se recupere de los síntomas y sobreviva, aunque seguirá siendo vulnerable al virus.
—Cuando esto se logró, ya había pasado más de un año, recibíamos ataques diarios aunque no fueran directos. Pero conseguían acercarse lo suficiente para provocar daños en los edificios.
La imagen del una planta del edificio destruida, había sido un ataque de bomba.
—Hay cosas que no se pueden reconstruir por arte de magia —añadió Jenebith—. Como los que ves hubo bastantes y durante mucho tiempo. Nunca sabríamos cuando iban a atacar de nuevo. Dark Light tuvo años de muy mala suerte, estuvo al borde de la extinción para así decirlo.
—Pero cuando conseguimos eliminar el virus, fuimos al ataque. Tardamos más de dos años, pero gracias a la información que tú nos dejaste, conseguimos acabar con ellos. Punto por punto, base por base.
—Al final, encontramos a Johann. Beta ya no existe. Aunque murieron muchos por el camino, de los nuestros y de los suyos.
— ¿Y dónde están todos ahora? Los presos, quiero decir.
—Muchos encerrados, otros en el foso, los demás muertos. Johann está encerrado en una de las celdas de más alta seguridad.
— ¿Y quienes murieron? ¿Qué hay de Leandra y de Edgar? —David fue el primero en preguntarlo.
—Ese es un tema complicado, la gente que murió fue mucha... Los nombres... Fueron demasiados.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Just Smile #1

Mi primera entrada para esta iniciativa. Just Smile, solo sonríe, para ser un poco más positivos. ¿Lo conseguiré? A continuación mis 7 cosas positivas de esta semana... ¡Y si queréis apuntaros podéis hacerlo aquí!

  • Lunes: Hora de entregar mis trabajos de dibujo, parece ser que esta vez le han gustado un poco al profesor...
  • Martes: Las notas de mis últimos exámenes. Todo perfecto o casi.
  • Miércoles: Teatro de Valencia, preestreno de La Hostelera de Goldoni con compañeros de clase. Una de las mejores tardes de mi vida.
  • Jueves: Y con filosofía, esta es mi ultima nota. Todo aprobado y a lo mejor con alguna sorpresa el día que las entreguen...
  • Viernes: Día de hacer el vago en clase y un recital de poesía en las últimas horas. Tarde de paseo.
  • Sábado: Sin Sajo parte 2 y viajecito a Valencia con amigas ^^
  • Domingo: Gatitos pequeñitos :3

Sin Sajo Parte 2 (Mi experiencia) El fin de otra era de mi vida.

Antes de nada, vengo a avisar de que esto no es una reseña ni una recomendación de la película, aunque puede que hable sobre ella y lo que me ha parecido en algún momento. Es una entrada en la que hablo, más que nada, sobre mí misma.
Sin más dilación:

Aquí estoy yo, un día después de ver la segunda parte de la tan esperada Sin Sajo parte 2.
Esta vez fui al cine con tres compañeras de clase, nuevas amigas, podríamos decir. Fuimos las cuatro con la excusa de hacer un trabajo para clase (y eso hicimos). Pasamos el día en Valencia, paseando, buscando un sitio donde comer, haciendo algunas comprar... Sobre todo, haciendo fotos. En nuestro trabajo para Audiovisuales teníamos que hacer una historia con fotografías, en clase hicimos el guión literario, el guión técnico y el story board, ayer nos tocó ir y hacer las fotos. En Valencia, fuera del cine, dentro del cine y sobre todo dentro de los baños del cine haciendo el tonto (una de las protagonistas de la historia moría en el baño del cine), total, que iba entrando la gente y mirándonos con caras raras: Una sobre un charco de sangre en el suelo (era una manta roja), otra con una pose intentando ayudarla, la otra con una pistola de juguete y la última haciendo la foto... Menos mal que no nos echaron.
Entramos a ver la película y el cine estaba casi vacío, eramos nosotras cuatro al fondo en una esquina y dos grupos más de jóvenes, al centro.
Llevaba mucho tiempo deseando ver esta película, saber cómo acababa la historia (aunque como me gustan los spoilers, siempre acabo descubriéndolo antes). Voy a confesar una cosa: aunque me ha gustado mucho, no ha sido mi película favorita ni de Los Juegos del Hambre ni de otras. Sin embargo, me ha encantado el final y yo he sido una de las de la lagrimita.
Hablemos del final, cuando ya ha acabado la película, cuando llegan los créditos, cuando sabes que, hagas lo que hagas, no hay vuelta atrás... No puedes volver a verla como si fuera la primera vez, no puedes revivir el buen día que has pasado una vez más. La vida es así, te da la oportunidad de disfrutar las cosas una vez, una primera vez.
Se acabó, fin.
Y con esta película, ha terminado otra etapa de mi vida, otra época, otra era. He encontrado esta definición para la palabra "era" (es una de las acepciones): "Periodo de tiempo que se empieza a considerar a partir de un punto fijo o una fecha determinada". Por lo que así creo que ha sido, el fin de otra era de mi vida.
Con esto no quiero que me entendáis como la típica adolescente que, cuando su grupo favorito se separa, su serie favorita acaba, o ve la última película de una saga, dice algo así: "¡Oh no! ¿Qué voy a hacer yo ahora con mi vida? No merece la pena estar vivo sin (Insertar aquí nombre del grupo, serie o película). Me voy a morir de tristeza... " Y un lárgo etcétera.
No quiero decir que con Sin Sajo parte 2 ha acabo mi vida, sino una era de ella.

La primera era que terminó fue la de Harry Potter. Recuerdo la primera película que vi de pequeña con mi familia, cuando todos nos dormimos antes de que acabara. Recuerdo a mi hermana emocionada con los libros y películas cuando ambas ibamos a primaria, tanto que al final yo también quise saber sobre qué iba. Recuerdo cuando dije "¿Quién es Voldemort? ¿Ese?" y mi hermana contestó "¡No! Ese es Hagrid". Recuerdo haber ido juntas al cine a ver la sexta parte y encontrarme allí con uno de mis amigos de la escuela. También fuimos a ver las dos últimas películas juntas...
Y con la última llegó el fin de una era, la de Harry Potter, la de mi niñez puede ser. Aunque después leí los libros, pude revivir una vez más, las primeras veces de conocer la historia de Harry Potter, pero una vez más llegué al final.
También terminó una vez la era de Crepúsculo, porque todas estas películas también las vi con mi hermana.
Terminaron también muchas otras, como Narnia, que la primera la vi en la escuela y la última en casa con mis padres.
Creí que había terminado Piratas del Caribe (pero me enteré de que iban a hacer una nueva bieeeeen).
Hace casi nada acabé con Percy Jackson, cuya primera película la vi en el instituto, la segunda en el cine y la tercera... Bueno no hay. Pero leí toda la saga, me deprimí porque se terminó y entonces me leí la segunda saga. Me deprimí porque se terminó y... Se acabó también.
Y ahora terminan Los Juegos del Hambre.
Mi hermana (sí, ella siempre está por medio) fue la que se leyó los libros primero. Venía a menudo al salón a quejarse de que describía exhaustivamente toda la comida y le daba hambre mientras leía. Cuando leyó el último libro, le pregunté sobre qué iban pero no lo entendía muy bien. Según yo (y lo que había entendido en el resumen de mi hermana), Los Juegos del Hambre es esto: 12 distritos, cogen cada año a un chico y una chica de cada uno y los envían a matarse entre ellos, Katniss sobre vive. En la parte dos, pasa lo mismo, vuelven a coger un chico y una chica de cada distrito y le vuelve a tocar a Katniss y sobrevive. Y la tercera igual... Ya lo sé, no tiene sentido, sería aburrido y eso pensé yo, que era aburrido.
Fui yo la que le regalé en su cumpleaños dos DVDs de las primeras dos películas, después de que me pusiera ella la primera en versión pirata (jejeje que malas) para que supiera sobre qué iba. Y así, fuimos a ver las dos Sin Sajo parte 1 y me enamoré de su canción.
Ahora he visto la 2 y se ha acabado.

Sí, todo este rollo que os he contado ha sido para deciros que se acabaron Los Juegos del Hambre, aunque eso ya lo sabéis.
Se acabó la era de Los Juegos del Hambre, aunque todavía me quedan por leer los libros. Guardaré la entrada de esta sesión de cine igual que tengo guardadas las de las otras películas, como su respectivo billete de tren, aunque la tinta ya casi se haya borrado del papel y no se pueda leer el nombre de la película, es un recuerdo más.
¿Cuál será la próxima era? ¿La de Divergente? ¿Cazadores de sombras?
Veamos que películas o series me depara el futuro.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Reabrimos el blog(〜^ω^)〜

Exámenes superados bieeeen ୧☉□☉୨ ¿Aprobados todos? No lo se ¡pero están técnicamente superados. Bailemos para celebrarlo.
\(^ω^\)...(^ω^)...┏(`○´)┛...(〜^ω^)〜...(^ω^)

Bueno, acabado el bailecito, pasemos a cosas más serias. Hace tanto tiempo que no escribo que parezco disléxica (sin animo de ofender a nadie que padezca dislexia), pero de verdad, estoy que no le acierto ni una tecla. 
Esta entrada es solo para decir que voy a volver a publicar semanalmente Dark Light (miércoles) y si me animo a corregirlo, Notas Musicales y algún que otro relatito. Gracias por la espera, nos vemos muy pronto^^

sábado, 21 de noviembre de 2015

Cerrado por vacac... ¡Ojalá!

Ah... Si yo tuviera vacaciones ahora...
Escribo esta corta entrada desde mi móvil para informar de que no voy a actualizar durante algún tiempo.
¿La razón? No, esta vez no es por pereza, lo juro. 
Me están esclavizándo en clases y empiezan a caer los exámenes como bombas. Asi que no penséis que me lo estoy pasando en grande abandonando el blog temporalmente... En fin, ya nos veremos cuando lleguen las verdaderas vacaciones, si es que sigo viva...

(21/11/15)

miércoles, 28 de octubre de 2015

Dark Light 35

Capítulo 35
Alphas I


Había pequeñas luces azules que titilaban, también había quedado alguna pantalla de ordenador encendida, pero en blanco. Sus ojos no tardaron nada en acostumbrarse a esa rara oscuridad. Lily pudo divisar un sofá a apenas un metro de distancia, así que no dudó en sentarse. Hacía tanto tiempo que no estaba tan cómoda, que se hubiera echado una siesta si no fuera por las circunstancias.
Después de pasar casi un minuto en esa oscuridad, escuchando movimientos o susurros pero sin ver nada, Lily se hartó de esperar.
— ¿Vais a encender las luces de una maldita vez o qué? Sé que estáis ahí.
—Tiene razón chicos, estáis haciendo el tonto...
Todas las luces se encendieron de repente iluminando toda la estancia. Parecía un enorme despacho y sala de descanso para múltiples personas.
La que había encendido las luces era una chica joven, el pelo rubio atado en una cola, pero con medio flequillo suelto, sus ojos eran de color azul agua. En ese momento vestía con unos pantalones blancos, un crop top de tirantes y el mismo color y unas zapatillas de deporte blancas. Tenía un aspecto muy juvenil, era bellísima y parecía más relajada que la última vez que la había visto. En su mano tenía un mando a distancia con muchos botones y una correa que lo ataba a su muñeca.
—Bienvenida Lily, me llaman Swan.
—Realmente, tienes razón, se comportan como críos, por fin nos vemos cara a cara Lily —dijo el Teniente.
Él era bastante mayor, vestía con un uniforme militar de alto rango, llevaba gorra, tenía el pelo gris y una gran barba. Lily pudo reconocer en su mirada que era un hombre lobo, había visto muchas veces esa mirada en David.
—Oh Hermes, déjanos jugar de vez en cuando.
Otra mujer con un precioso acento francés, y un poco más mayor que la primera, se acercó al Teniente y con una mirada pícara, le hizo una caricia y luego le besó.
Lily y David no dijeron nada, aunque parecía que esas personas, a pesar de estar hablándoles, pasaran olímpicamente de ellos dos.
Ella era morena, el pelo liso y largo, ojos rojos y colmillos, vestía un bonito y femenino traje de oficina. No dijo su nombre.
Por detrás de Lily aparecieron otros dos chicos, los dos parecían humanos y eran gemelos o mellizos. Tenían la misma cara, la misma altura, llevaban la misma ropa completamente informal... Incluso tenían el mismo peinado, solo que uno de ellos era rubio y el otro tenía el pelo negro, a Lily le recordaron a Edgar y Leandra en ese aspecto.
— ¡Bo!
Al parecer intentaban asustarla, pero nada podía sorprenderla después de tanto numerito. Ya eran cinco, faltaban solo cuatro para ser los nueve Alphas.
—Yo soy Axel —dijo el del pelo negro—. Y él... bueno, no suele decir su nombre.
Alguien apareció de la nada en la habitación, era una mujer con el pelo rojo oscuro y  atado en una cola, tenía puntiagudas orejas de elfo y los ojos verdes. Llevaba una mascarilla y guantes manchados de sangre, igual que su bata blanca. Se quitó los guantes y los dejó tirados por el suelo. De su bolsillo sacó un mando y se lo ajustó en la muñeca. Lily observó entonces que los seis llevaban el mismo mando a distancia.
— ¿Me he perdido algo?
—Estos estaban haciendo el tonto.
Un hombre viejo y flacucho estaba detrás de todos, estuvo todo el rato sentado en una silla giratoria, de repente se había dado la vuelta. Vestía un uniforme de limpieza muy simple y tenía en sus brazos un gato persa de color blanco.
— ¡Oye tú! ¿Qué te he dicho de manchar todo el suelo de sangre?
Otra mujer con una capa violeta brillante apareció y riñó a la doctora, parecía que estuviera vestida un poco como un mago de feria, pero llevaba botas de montaña y pantalones de gimnasia largos. Tenía el pelo castaño oscuro y rizado atado en una cola alta, pero le quedaban mechones de pelo sueltos que le rodeaban la cara. Llevaba unas gafas de aviador antiguas subidas a la frente.
Con un movimiento de mano, hizo desaparecer los guantes ensangrentados del suelo, ella era una bruja, seguramente.
—Me llamo Jenebith.
—Falta uno —dijo David con toda la obviedad del mundo.
Una mujer con el pelo negro y largo que iba vestida de blanco, le puso una mano a David en la espalda, él se asustó y gritó. Ella no dijo nada.
—Es una banshee, si abre la boca te deja sordo —dijo Jenebith.
La banshee miró a su compañera enfadada, intentando reprocharle con la boca cerrada.
—Bueno Lily ¿qué piensas sobre nosotros? —dijo Swan.
Lily estuvo callada todo el tiempo, pero cuando le hizo la pregunta, no pudo aguantarlo ni un segundo más. Empezó a reír escandalosamente.
— ¿Qué le pasa? —susurró Axel.
—Se ha vuelto loca —dijo David, mirándola de pié mientras ella se retorcía entre risas en el sofá.
Lily tardó un buen rato en serenarse, pero cuando lo hizo, para ella no se había acabado la broma.
—Nadie los conoce —dijo, con tono misterioso e imitando lo que mucha gente le había dicho—. Nadie los ha visto. Nadie sabe quiénes son realmente. Solo sabemos que los Alphas están en algún lugar.
En seguida, volvió a reír, esa vez David también pilló el chiste.
—El camarero —Lily señaló al gemelo de Axel—. El de la limpieza —señaló al viejo sentado en un sillón—. La bibliotecaria —esta vez su mirada se puso sobre la banshee—. La doctora —señaló a Sharon—. La despistada de las oficinas —puso su dedo frente a Swan—. Y tú...
—La del departamento de control de armamento —dijo David, señalando a Jennebith.
—Vosotros, ni idea de quienes sois, pero seguro que os he visto —Lily señaló al resto—. Sí, desde luego, nadie os ha visto jamás. Vamos, estáis super escondidos. No lo hubiera adivinado nunca, en serio... Pero venga, la pregunta del millón ¿qué demonios sois vosotros?

miércoles, 21 de octubre de 2015

Dark Light 34

Capítulo 34
Pelea


—Bájame ya príncipe azul, no hace falta que me lleves en brazos a todas partes —dijo Lily.
—Perdone usted Madamme Me Electrocuto A Mi Misma —le contestó David con sarcasmo mientras la dejaba de pié.
Por supuesto Lily todavía no estaba completamente recuperada, tardaría en perder todo el efecto de parálisis, por lo que se desequilibró.
— ¿Seguro que estás bien?
—Tan segura como que voy a matar al primero que se me ponga por delante...
El ascensor siguió subiendo sin hacer el más mínimo ruido, era en esos momentos de silencio en los que echaba de menos la, a veces molesta, musiquita de ascensor.
— ¿No llevamos subiendo demasiado tiempo? —dijo David finalmente.
—... ¿Tú estás pensando en algún lugar?
—No se me ocurriría ninguno ahora.
Pasaron unos pocos minutos más, hasta que el ascensor se detuvo de repente. Antes de que se abrieran las puertas, en la pantalla que había en la parte superior, donde solía poner la planta del edificio, apareció una "α". Se abrieron las puertas a un nuevo pasillo, uno que no habían visto nunca. Largo y con una sola puerta al final.
Aunque fuera de mala gana, Lily tuvo que apoyarse en David para poder caminar y salir del ascensor. Fuera les esperaba alguien.
El chico parecía tener la edad de Lily, vestía el uniforme de agente de Dark Light, pero con estampado de camuflaje. Llevaba una gorra verde oscura también, cubría su pelo castaño claro y sus ojos, no podía ver sus ojos. Tenía un rifle entre las manos y había empezado a apuntarles con él en cuanto las puertas se abrieron, además tenía otras armas equipadas en el cinturón y colgadas del hombro.
Sus ordenes eran disparar a cualquier persona que consiguiera atravesar la barrera y llegar a ese piso, a no ser que hubiera alguna orden excepcional, pero de momento no había ninguna.
—Lo que me faltaba por ver —murmuró Lily.
—Tuviste que tirar el arma más valiosa de Dark Light al foso —le reprochó David.
El vigilante no tuvo tiempo de escuchar las órdenes a través del transmisor, de hecho no estaba haciendo caso a la voz que le daba la orden de no disparar. Pero Víctor ya no iba a apretar el gatillo de todas formas. Se quedó mirando fijamente a Lily, casi completamente convencido de que se trataba de Aura, pero esa chica no parecía ser un vampiro.
Cuando al final se acordó de su nombre, lo dijo:
— ¿Lily Edwin?
Lily asintió, un poco asombrada de que ese desconocido supiera quién era ella.
—Lo sabía... Eres la viva imagen de tu hermana. Ellos te estaban esperando.
Finalmente bajó el arma y levantó la mirada, dejando que Lily por fin pudiera ver sus ojos, tenía los ojos castaños brillantes, pero parecía enormemente triste, tal vez nostálgico.
— ¿Ellos?
—Los Alphas.
David y Lily dieron unos pasos hacia él. Entonces volvió a ponerse en guardia.
—Solo a ti Lily, ellos solo te necesitan a ti, el tiene que quedarse atrás.
—Me niego —dijo Lily.
—Después de todo... Voy a ser yo quien mate a alguien de verdad.
David se abalanzó sobre Víctor, él no le disparó solo porque recibió la orden de no hacerlo., esa vez si que la escuchó. Pero, aunque se pelearon un rato, David estaba en desventaja y Víctor no tardó en reducirlo e inmovilizarlo contra el suelo. Claro que también se había levado buenos puñetazos de parte suya.
—No estás en el mejor momento para amenazar a nadie —le dijo Víctor.
—Pues ya estás tardando en matarme...
—No tengo permiso para hacerlo.
Víctor no se había dado cuenta de que Lily estaba detrás suya, le había quitado la pistola sin que se diera cuenta.
—Si de verdad les importo tanto a los Alphas como para que quieran hablar directamente conmigo, él me acompaña —dijo, aunque ya sus piernas le habían vuelto a fallar y había caído al suelo—. O los dos, o nadie.
Lily se apuntó a sí misma con la pistola, después de todo, ya no le tenía miedo a la muerte, aunque pudiera conseguirla de verdad en ese mundo.
Tanto Víctor como David se quedaron quietos, el primero escuchando las ordenes, sonrió.
— ¿Y bien? ¿Qué te dicen?
—Qué con lo loca que estás eres capaz de hacerlo.
Víctor soltó a David y se levantó de encima suya. Lily bajó la pistola.
—Aunque de todas formas, no lo hubieras hecho.
Lily se quedó mirando la pistola y a Víctor.
— ¿Por qué lo crees?
—Porque es mía y solo yo la puedo disparar.
— ¿Cómo de seguro estás sobre eso?
David y Lily se levantaron a la vez, ella todavía no había soltado el arma.
—Me jugaría mi vida.
Lily apuntó la pistola hacia él y disparó. Víctor todavía sonreía.
—Acción denegada. Bloqueo de seguridad —dijo la voz robótica.
—Hijo de...
—Por aquí por favor —Víctor la interrumpió.
David volvió a ofrecerse como su apoyo y esta vez Lily no lo rechazó.
Víctor los guió a través del largo pasillo, al fondo había una gran puerta con otro símbolo alpha dibujado. Víctor la abrió y les dejó pasar, luego cerró la puerta detrás de ellos y se quedaron solos en la oscuridad.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Dark Light 33

Capítulo 33
Salida


La misma fuerza que arrastraba todo lo que había alrededor de la entrada, esa misma corriente de aire quería impedirles escapar de allí.
Cuando desaparecieron, por unos segundos fue como si estuvieran en el aire y no hubiera nada alrededor de ellos. Y así fue realmente, estaban en el aire y volvían a caer. Si Lily no hubiera abierto los ojos y gritado justo en ese momento, ninguno de los que la acompañaban se hubieran dado cuenta.
April fue la primera y más rápida, de alguna forma consiguió agarrarse a las imperfectas paredes del foso. David y Lily también lo consiguieron, por suerte. El aire seguía intentando derribarles, pero podían agarrarse bien a los numerosos salientes de as paredes. Solo entonces se fijaron en dónde estaban y vieron la luz que había encima suya, su salida. Estaban tan cerca, que no podían dejarse llevar en ese momento, avanzando despacio y buscando siempre la forma más segura de hacerlo, subían poco a poco. 
Con cada pequeño paso que daban, Lily empezó a escuchar estridentes sonidos en su cabeza, cosa que solo podía significar el regreso de la electricidad. Todos esos sonidos se sintonizaron finalmente y empezó a oír voces hablando al mismo tiempo, decían tantas cosas que no se entendía casi nada, tampoco reconoció a nadie. Se sentía como si alguien hubiese dejado el micrófono encendido sin darse cuenta durante mucho tiempo, pero no tardaron en darse cuenta en cuanto recuperaron a conexión y volvieron a ver lo que veía Lily.
<<¿Qué es eso?>>
<<¿Quién es esa?>>
<<Jefa... se ha reestablecido la comunicación con algún espía>>
Estuvo a punto de resbalar varias veces por culpa de esos que hablaban sin parar.
David fue quién consiguió llegar arriba primero y la primera mano que cogió fue la de Lily, ayudándola contra la corriente y haciéndola subir arriba, aunque todavía no fuera un lugar seguro.
—Ha vuelto, lo sabía, ha vuelto. Ha vuelto —decía Lily.
David no la estaba escuchando, se estaba agarrando a los barrotes que separaban el foso del resto de la cámara. Lily hizo lo mismo para no caerse, casi no podía luchar contra la fuerza del aire, cuanto más arriba más poderoso era.
Cuando la nueva jefa escuchó a voz de Lily, solo entonces la reconoció y recordó. 
<<Muerta. La quiero Muerta. Muerta, muerta, muerta. ¡Muerta! ¡Ya!>> —decía Megan.
Hubo un largo silencio, luego volvió a hablar.
<<¿Cómo...?>>
Lily comenzó a reírse. David estaba ayudando a April, ya que no podía ni pensar en dejarla caer allí de nuevo después de todo aquello. Lily metió la mano en el bolsillo de su pantalón del uniforme y sacó de él la pequeña "bomba" con forma de virus bacteriófago. Tenía una pequeña luz roja encendida y todavía aún, sangre sobre él. Además Lily observó que cuando se activó, había saltado una pequeña aguja, con a que tuvo mucho cuidado de no pincharse.
<<No puede ser>> —decía Megan.
Lily no había parado de reír, sabiendo que ella había ganado en esa batalla, pero todavía le quedaba una más. Tenía que hacer que se callara de una vez por todas y que no pudiera seguir sabiendo lo que ella hacía.
Sacó el taser, lo dejó en el nivel uno. Se desabrochó la chaqueta y se electrocutó a sí misma.
Las voces callaron y ella cayó al suelo. Soltó la pistola y esta cayó al foso arrastrada por el aire.
— ¿Y esta de qué va ahora? —dijo April.
David se acercó a ella rápidamente, todavía estaba consciente, pero no podía moverse.
— ¿Pero qué has hecho?
—Se... acabó. Acabé con ellos —murmuró.
David estaba de espaldas y Lily no se enteraba de lo que pasaba, pero April era un vampiro y fuera del otro mundo, sus sentidos volvieron a ser los que eran, volvía a sentir el olor de la sangre humana. No dudó en abalanzarse sobre ellos dos con Lily como objetivo.
Él se dio cuenta a tiempo para poder esquivarla y luego derrumbarla, se lo pensó dos veces cuando tuvo la oportunidad de tirarla abajo. Pero él no podía hacerlo, así que simplemente la dejó.
David cargó con Lily en brazos, entonces vio que la puerta de los barrotes estaba abierta y podían pasar.
—Mi héroe... —dijo Lily riéndose.
—Vale ya, que parece que estás drogada.
—Solo paralizada.
Consiguió abrir también la puerta que llevaba a los pasillos, pero se quedó parado en frente.
— ¿A qué esperas? —dijo April, más antipática de normal. Volver al mundo que correspondía la había afectado.
—Es extraño, no han sonado alarmas —observó David.
—Sonó una... pero se apagó. Y ahora se encendió la luz roja del pasillo... Pero se apagó también —le dijo Lily.
Todo era muy raro, como si no hubiera nadie vigilando y sabían que siempre había muchos guardias vigilando. Aún así, David avanzó por los pasillos, sin ver a ningún guardia. Cuando doblaron una esquina, April se quedó atrás aparecieron tres guardias detrás de ellos por el pasillo de April. Pero solo la cogieron a ella mientras gritaba, a ellos dos ni les miraron, como si no pudiera verlos.
— ¿Nos están ignorando? —dijo David.
—A o mejor nos hemos muerto y somos fantasmas —contestó Lily.
David decidió no pensar en el hecho y solo seguir hacia adelante ignorando los comentarios sarcásticos de Lily. Pero cuando llegaron a la puerta que llevaba a las celdas, también estaba abierta y no estaba e guardia, aunque si que estaba su periódico.
Las puertas del ascensor se abrieron y los dos entraron, cerrándose detrás de ellos segundos después, no se movió.
— ¿Y ahora qué? —preguntó David—. ¿Estás pensando en algún lugar?
—... No realmente.
El ascensor comenzó a subir. Lily solo podía imaginarse la cara de Edgar o de Karen, cuando vieran que había vuelto del lugar del que no se puede volver. También en qué pensarían los Alphas sobre ellos, por esa misma cuestión. 
Y subieron y subieron, sin darse cuenta ninguno de los dos, de que estaban subiendo más plantas que de normal.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Dark Light 32

Capítulo 32
Abandono


Nunca hubiera podido imaginar que después de caer a un foso a una dimensión alterna, pudiera caer más abajo todavía.
Ella sabía que el que decía ser Dios, no lo era realmente. Se imaginaba que todo era una estrategia para que todos le obedecieran, igual que había hecho ella. Sabía que buscaba la salida, sabía que él también podía encontrarla, pero la necesitaba a ella.
Cuando llegó abajo, no murió de nuevo por la caída. Había agua y no veía nada en la oscuridad, solo podía escuchar voces. Escuchó como más gente caía al agua también, después de ella. Luego dos gritos de otras dos personas que habían caído.
— ¿David? —preguntó Lily en la oscuridad.
No hubo respuesta.
Alguien la cogió del brazo y empezó a arrastrarla.
— ¡Suéltame! —gritaba ella.
Pero no le hacía caso.
Ella creyó que la estaban arrastrando fuera del agua, pero no era así. Otra mano la cogió y se hundió en el agua helada y oscura sin poder resistirse. Pero no pasó mucho tiempo hasta que volvió a la superficie. Y en esa superficie, ya había luz, era fuego y estaban en una enorme cueva, escondida bajo esa masa de agua.
— ¿Dónde estamos? —preguntó entonces.
—Bienvenida, al centro de este mundo. Mi dominio.
Entonces cayó en la cuenta de que estaba por debajo de todo lo que había caminado ella. Detrás suya, apareció April acompañada de dos de los fieles seguidores del Dios, luego David.
— ¿Qué quieres de mi?
—Fácil, que enciendas la vela.
— ¿Qué importancia tiene esa vela? —lo preguntaba aunque ella lo sabía.
Soltaron a Lily y alguien le devolvió el mechero que habían rescatado del agua. Lily se quedó mirándolo a él fijamente, preguntándose quién era realmente y qué hacia allí abajo. Era bastante mayor, probablemente más de 30 años, tenía el pelo corto y pelirrojo como el fuego, vestía con algo parecido al uniforme de Dark Light, así que supuso que era un antiguo agente.
—Tú no eres un Dios... No dominas este mundo realmente... ¿Quién eres? ¿Hay mucha gente aquí que se ha tragado esa mentira?
Él miró algo preocupado a todos los que estaban allí.
—Muy bien, hablemos. Vosotros, fuera.
Sus acompañantes se fueron de allí sin rechistar, se adentraron más y más entre las galerías de la cueva, hasta desaparecer. Ese lugar tenía pinta de laberinto. Solo quedaron Lily, David y April y el misterioso y seguramente falso Dios.
—Mi nombre es Ismael y caí aquí en el año 1458.
Los tres se quedaron callados, hasta que April empezó a bromear.
—Si claro. ¡Venga ya! No puedes tener más de 500 años. Es 2005 no nos puedes engañar.
David y Lily miraron a April.
—April... No es 2005...
Entonces Lily cayó en que, probablemente, el tiempo allí abajo pasara de otra forma muy distinta. Y tal vez, si consiguieran volver a su mundo, allí ya habría pasado mucho tiempo.
— ¿Por eso te creen todos? ¿Por qué estabas aquí antes que ellos?
—Exacto querida amiga. Yo fui uno de los primeros en caer aquí por traición y aproveché mi condición. Ahora que lo sabes, enciende la vela y así nos podremos ir todos.
— ¿Todos?
—Bueno, solo nosotros. Obviamente no voy a dejar que esa gentuza salga allí fuera y acabe con mi plan.
— ¿Qué plan?
—Cuando yo caí, me dijeron que si encontraba una forma de salir yo solo, me lo perdonarían todo y me dejarían libre. Así que, ya ves. Ahora, haz el favor de no hacerme perder el tiempo.
—Suéltala y lo hago.
Ismael no se negó, se agachó en el suelo y puso la vela allí, de pié. Lily también se agachó, David y April se acercaron.
Lily encendió el mechero y acercó el fuego a la vela, en cuanto prendió, todo se volvió oscuro a su alrededor, excepto la vela. El fuego que producía era totalmente negro, sin embargo, iluminaba.
Ismael fue rápido y la levantó del suelo, luego se alejó de ellos.
Lily ya se imaginaba que lo haría.
—Dime Ismael... ¿Sabías que solo puede encender aquel que tenga el nombre grabado?
La vela empezaba a derretirse, más rápido que las velas normales.
—Claro que lo sabía.
— ¿Y sabías que solo puede apagarla la misma persona que la enciende?
Entonces el dudó, miró la vela e intentó apagarla, ya estaba medio derretida y el nombre de Lily no se veía. No conseguía que se apagara la llama de ninguna forma, entonces Lily se levantó.
Ismael no veía que detrás de él se acercaban todos sus súbditos, que eran muchos. Habían estado escuchando a Ismael hablar. Tantos años llevaban allí, que ya no les importaba a salida ni volver, lo único que querían era a su líder, sin él, ellos ya no serían nada. No dejarían que se marchara.
Todos avanzaron hacia él, solo entonces Ismael se dio la vuelta y los vio.
Lily aprovechó el momento, cogió de la mano a David y se lo llevó consigo mientras le quitaba la vela de las manos a Ismael. No esperó ni un solo momento y sopló la llama negra. Esta se apagó al instante y dejaron de escuchar los gritos de la muchedumbre que había empezado a atacarlos.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Dark Light 31

Capítulo 31
Barranco


—Despierta.
La voz de April hizo que abriera los ojos, Lily se levantó de golpe cuando la vio. Ella estaba cruzada de brazos, en frente suya, estaban solas, alejadas del resto del grupo.
— ¿Qué pasa?
Miró a su alrededor, David no estaba y ella no tenía ninguna marca visible que delatara lo ocurrido, nada para que nadie pudiera sospechar.
—Que ya ha vuelto la luz. Hora de caminar ¿no crees?
Miró al cielo claro, luego donde estaba todo el grupo reunido, aún había algún que otro dormido, David estaba despierto. Se preguntó si April ya había recuperado su cuchillo.
Bostezó involuntariamente mientras le daba la espalda a April.
— ¿Te divertiste mucho anoche verdad? Con David...
— ¿De qué hablas? —Lily volvió a darse la vuelta.
—Oh, vamos, tú sabes a lo que me refiero. Pero me da igual de qué os conocierais antes. Que te quede claro —se acercó más a Lily, tal vez con la intención de asustarla— él es mío.
Ella no podía creerse lo que oía, pero pensara lo que pensara sobre David, no iba a decirle la verdad a April, no iba a contradecirla. Solo le sonrió.
—Pues todo tuyo. Eso solo fue... un rollo de una noche.
April esbozó media sonrisa desconfiada. Luego miró hacia el grupo, nadie se fijaba en qué hacían ellas dos.
—De todas formas, no te lo perdonaré tan fácilmente.
Se abalanzó sobre Lily y le mordió el cuello, mientras ella ahogaba un grito. Pero no la pilló tan desprevenida como creía April, Lily la electrocutó con la pistola eléctrica en el nivel más alto. Las dos cayeron al suelo, cada una murmurando su propia maldición y muriendo casi al mismo tiempo.
Cuando volvieron a revivir, estaba David con ellas.
— ¿Se puede saber qué ha pasado? —preguntó en tono acusador, mientras las dos se ponían en pie.
—Nada, nada... Pelea de gatas —dijo Lily.
Recogió la pistola eléctrica del suelo, justo cuando April la agarraba del brazo.
— ¿De verdad funciona?
—Tú lo has visto.
April la soltó.
— ¿Cómo? No es posible... La electricidad aquí...
—Hay cosas que van y cosas que no —dijo Lily—. ¿Cómo funciona tu mechero April?
La vampiresa no dijo nada más. Lily y David fueron los primeros en volver con el grupo. David aprovechó ese momento para darle a Lily lo que estaba esperando.
—Lo conseguiste...
Tenía en su mano aquello que podría paralizar su corazón y matarla. Era una diminuta pieza de metal, tenía la misma forma que un virus bacteriófago. Además todavía estaba teñido de sangre. Lily lo guardó en su bolsillo.
—Te debo mi vida.
—Ya hablaremos de lo que me debes... —dijo en broma.
—Por cierto. ¿Sabes que April está por ti?
—Sí, lo sé...
Cuando llegaron junto con los demás, Lily con su posición de líder mandó a todos a levantarse y a ponerse en marcha. Todavía le asustaba la idea de que en cualquier momento insistieran con las preguntas y Lily no pudiera responder más que con teorías, pero tenía que arriesgarse.

*   *   *

Después de muchos días y noches que nunca eran tan largas o cortas como la anterior.
Después de encontrarse con un par de decenas de grupos, que al no conocer a Lily ni a nadie de sus acompañantes, solo los vieron como enemigos y pelearon contra ellos.
Después de que muchas veces desconfiaran de ella y tuvieran peleas dentro del mismo grupo.
Después de todo eso, llegaron a un gran barranco oscuro que cortaba todo el camino. Hacia adelante había metros de vacío hasta la próxima tierra firme. A los lados, el gran barranco se extendía hacia el infinito, no parecía haber modo de cruzar al otro lado.
Entonces, toda la poca confianza que tenían puesta en Lily, se esfumó de golpe.
Mientras ella miraba hacia abajo, a la oscuridad, empezaron a pelear entre ellos. Luego empezaron a gritarle ella, buscando una explicación.
—Todo fue una mentira.
— ¿De verdad sabes lo que haces?
— ¡Sacrificio!
—Vamos Lily, di tus últimas palabras… —amenazó Frank.
—Si piensas en ir ahí abajo te vas tú solita.
Todos la acorralaron hacia el borde del barranco, a ella y a David.
—No es lo que creéis...
—Adelante, explícate.
— ¿Lily? ¿La famosa Lily?
Una voz surgió del barranco, luego un montón de personas salieron de allí, estaban escalando muy ágilmente las paredes. Les triplicaban en número a ellos. El  que parecía el jefe, avanzó hacia ella, su propio grupo le abrió el paso.
— ¿Lily verdad?
Ella asintió, mientras el desconocido levantaba la mano y le enseñaba lo que tenía en ella. Era una vela de color blanco, completamente nueva, que tenía cortada en la cera unas letras. Las letras formaban su nombre LILY.
— ¿Quién eres tú?
—Yo soy, el Dios de este mundo.
—Lo que me faltaba... uno que se cree Dios —murmuró Lily.
— ¿Cómo dices?
—Si eres el Dios de este mundo... Dime qué hay abajo y porqué tienes tú esa vela.
Él se rio, mientras miraba la vela que tenía entre las manos.
—Lo que hay abajo, ya lo descubrirás luego. Todo lo importante y valioso cae aquí o cerca. Y esta vela te pertenece si no me equivoco... ¿Alguien tiene un mechero?
Murmuraron todos, Lily miró directamente a los ojos a April, ella metió la mano en su bolsillo y sacó su mechero. A continuación se lo lanzó al que tenía la vela en la mano y este lo atrapó en el aire.
Mientras él supuesto Dios encendía el mechero, April se daba cuenta de que le faltaba algo, su cuchillo. April miró con desconfianza a su alrededor, pero todos tenían la vista en la vela. Por mucho que él intentaba encenderla, no podía.
—Vaya, ya me lo imaginaba... Y bien Lily ¿me harías tú el favor de encenderla ya que está tu nombre puesto?
Mientras se acercaba a Lily, April empezaba a gritarles a sus compañeros que le devolvieran lo que era suyo. David ya se había encargado hace tiempo de deshacerse de las pruebas, le había colado el cuchillo a Frank. April se dio cuenta de que él lo tenía, en cuanto le vio mirando en sus bolsillos. Se lanzó sobre él.
Empezó una pelea, Lily ya tenía el mechero en la mano, solo le faltaba la vela con su nombre, pero el Dios no le prestaba atención, estaba mirando la pelea.
Cuando April atacó a Frank, los suyos atacaron a los de April, comenzaron a pelear y se metieron también los nuevos.
Alguien empujó a Lily y ella cayó al suelo, pero el mechero cayó al barranco.
—Agh... Qué cansinos. ¡Abajo con ella! —dijo el Dios.
Lily se levantó pensando en alejarse del barranco. En cuanto se puso en pie, alguien se tiró sobre ella y los dos cayeron en la oscuridad. Casi todos se estaban retirando, el Dios de ese mundo también.

Cuando David vio que Lily caía, saltó con ella. Cuando April vio que su amor se iba, lo dejó todo y fue a por él.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Dark Light 30

Capítulo 30
Bienvenida

En cuanto el peligro desapareció junto con Aura, bajaron un poco la guardia y se llevaron a los prisioneros al interior. También se llevaron a Víctor, tanto por su condición de nuevo recluta, como por haber aparecido de la nada y por haber sido el último en hablar con Aura.
En ningún momento pudo saber qué estaba pasando, dónde le estaban llevando y qué estaban haciendo. No tenía ni idea de quienes eran los que le acompañaban de un lado a otro. Finalmente acabó en una sala redonda, con las paredes recubiertas de espejos.
Había solo una mesa y unas sillas alrededor, a él le obligaron a sentarse en una de ellas, dos eran los que le acompañaban. Hablaban entre ellos y no parecían estar escuchándole.
— ¿Dónde estoy? —preguntaba él.
— ¿Ya han informado a los Alphas de lo ocurrido?
— ¿Cómo... hemos llegado aquí? —seguía preguntado, pero ellos no le hacían caso.
—Sí, ya se ha enterado todo el maldito edificio. La compañera también.
— ¿Alguien sabe que ha podido ocurrir?
De repente uno de ellos cogió un par de esposas de plata de su cinturón, se las puso a Víctor en las manos sin que se diera cuenta. Entonces los dos desaparecieron dejándolo completamente solo.
— ¿...?
Miró detenidamente las esposas, no había ni un cierre y sin embargo se las habían puesto, pero él no podía quitárselas, parecía que las hubieran construido sobre sus muñecas.
—No entiendo nada... —acabó diciendo en voz alta, abatido.
—Claro que lo entiendes —contestó su reflejo.
Víctor se sobresaltó al escuchar la voz proveniente del espejo, hubiera podido jurar que se había movido su reflejo, pero cuando lo miró estaba quieto, igual que él. Pero la voz decía la verdad, sí que lo entendía, la vampira se lo había dicho. Había mencionado esas esposas que no se podían quitar...
Dos chicas vestidas con un uniforme negro de cuero aparecieron de repente. Las dos tenían una placa con las letras "D.L" plateadas grabadas en el pecho. Alguna tenía más medallas que la otra, pero aparte de eso vestían igual, tenían incluso el mismo cinturón de armas.
Una de ellas tenía el pelo un poco corto, castaño claro con mechas rosas chillonas, los ojos rojos y colmillos asomando entre sus dientes. La otra tenía el pelo rubio oscuro y largo hasta los hombros, sus ojos eran verdes como el bosque y podía ver que sus orejas sobresalían entre su pelo, tenían una forma puntiaguda muy extraña. Ella estaba llorando.
Víctor se puso tenso, no sabía decir qué era la segunda chica, pero la primera tenía toda la pinta de vampiro. Hablaban en susurros cuando habían entrado, la segunda le miró fijamente con los ojos llorosos.
—Tú hablaste con ella... Me lo han dicho, a ti te hizo una prueba... Tú fuiste el último que habló con ella ¿qué te dijo? —Al ver que no contestaba, se abalanzó hacia él y gritó más fuerte—. ¿Por qué se ha ido? ¿Dónde está? ¿Qué ocurrió?
Parecía bastante triste y enfadada a la vez, Víctor se levantó de la silla de un salto y trató de alejarse de ella, pero esa sala era muy pequeña. La chica no tardó en acorralarlo contra un espejo. 
— ¿Tú debes saberlo verdad? Tú lo sabes. Tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes... —repetía sin parar.
Víctor ya no sabía qué hacer en esa situación, estaba totalmente aterrado. Ella parecía estar un poco desequilibrada.
—Sally ya basta —su compañera puso una mano sobre su hombro—. Le estás asustando.
Sally enseguida calló, pareció ser que su amiga la había tranquilizado un poco y Sally se apartó de él, pero se le quedó mirando fijamente, mientras sus lágrimas seguían cayendo sin parar.
—Víctor, por favor, siéntate —dijo Nancy.
— ¿C-cómo...?
— ¿Sé tu nombre? Me han informado sobre ti hace un rato. Tu situación es complicada, así que es mejor no tardar demasiado en esto...
— ¿Mi situación?
—Apareciste de la nada en el borde de un ataque. La persona que te puso a prueba y autorizó tu entrada en Dark Light se ha fugado sin decir nada. No sabemos quién eres realmente ni qué haces aquí.
Sally acabó dándose por vencida y fue a sentarse mientras intentaba secarse las lágrimas con la mano. Víctor seguía mirando a Nancy reacio a su proposición. Ella podía ver en su mirada el odio que le tenía, así que decidió adoptar una vez más, después de tanto tiempo oscuro, esa máscara de indiferencia que parecía hacer sentir a todos más tranquilos.
— ¿Qué pasa? ¿Tienes miedo a los vampiros? —dijo mientras reía—. Vamos que no voy a comerte —sonrió, mostrando todos sus dientes y colmillos—. No debería hacerlo, aunque seguro que estás delicioso —se relamió los labios.
Se acercó a él y puso sus dos manos sobre sus hombros, él no reaccionó, Nancy lo llevó a sentarse en frente de Sally, mientras le susurraba.
—Pero solo porque aún no es hora de cenar —soltó una pequeña risita.
Nancy se sentó al lado de Sally.
—Verás, no sabemos que te contó exactamente Aura, por eso voy a hacerte un breve resumen. En Dark Light luchamos contra todo los sobrehumano que acecha en este mundo. Ahora mismo estamos teniendo problemas con una banda bastante antigua que reúne muchas especies, pero sobre todo vampiros. Estás dentro de nuestro edificio y al parecer has venido aquí por voluntad propia. Esto es una sala de interrogatorios, nuestros espejos hacen que tu reflejo diga la verdad cuando mientas. Por supuesto, estas esposado por medidas de precaución. ¿Preguntas?
—...
—Prefecto. Ahora, por favor, cuéntanos cómo has llegado aquí y qué ocurrió cuando estuviste con Aura.
Víctor tardó un momento, pero terminó contándoles de nuevo la misma historia que le había contado a Aura. Sobre lo que pasó con ella, no pudo decir muchas cosas realmente, ya que no le había dicho nada en realidad.
—Ya veo... —dijo Nancy mientras miraba su reflejo, que no había interrumpido en ningún momento—. Entonces, realmente, tú no eres sospechoso de ninguna de las formas...
—No...
Nancy suspiró, luego dijo algo a través de su auricular. La persona que le había esposado apareció al momento y le quitó las esposas tan rápido como se las puso. No se fue después.
—Ahora solo nos queda decidir qué hacer contigo...
— ¿En qué sentido...?
—Bueno, has dicho que un grupo de vampiros la han tomado contigo, así que supongo que hacerte olvidar todo lo sucedido y mandarte de vuelta donde estabas... no es una solución que vaya de acuerdo a la ética de Dark Light —Víctor negó levemente con la cabeza, no quería imaginarse volviendo donde estaba antes—. Pero la prueba que te hizo Aura... Aunque fueran circunstancias excepcionales... fue bastante banal así que tendrías que hacer otra para ser agente.
Víctor había visto la pelea que habían tenido los demás (probablemente) agentes allí fuera, no quería hacer nada parecido.
—Yo no... No quiero ser ninguna clase de agente...
Nancy sonrió un poco apenada, pero el otro que estaba detrás suya solo ahogó una risa, desde luego se burlaba de él. Incluso le había oído murmurar “Cobarde”.
—En ese caso... Voy a tratar algunos asuntos con un par de personas y luego arreglaremos esto. No hay solo agentes en Dark Light.
Nancy se desvaneció, esa vez a él ya no le pareció tan extraño. No lo entendía, pero ya se había acostumbrado a que aparecieran y desaparecieran de la nada.
Quedaron solo ellos tres. Sally había dejado de llorar, pero tenía los ojos rojos y una expresión de completa tristeza.
—... Siento lo de tu amiga... —dijo Víctor intentando romper el silencio.
Sally la miró totalmente incrédula. Si Aura hubiera estado allí para verlo, hubiera podido afirmar que nunca la había visto tan decepcionada y triste, desde que descubrieron que su primo era un traidor, pero Aura no estaba.
—Ella era más que mi amiga... para mí... Y para todos, era más que una simple agente. Ha pasado por más tragedias que los más veteranos. Por causa de una epidemia, ha perdido a muchas personas cercanas en Dark Light. Arriesgó su vida cientos de veces. Tenía una hermana que era su viva imagen, aunque ni siquiera tuvieran la misma edad. Tanto en apariencia física, como en su forma de pensar...
— ¿Tenía? ¿Ya no?
—Después de traicionar supuestamente Dark Light, volver con información, tratar y lograr convencer a todos de su inocencia, que su vida estuviera en manos del enemigo... Se destruyó a si misma tirándose al foso.
— ¿No crees que estás hablando demasiado? —dijo el que estaba detrás de Víctor.
—Hablaré cuanto me dé la gana. De todas formas si se queda, se acabará enterando de todo... Y puede que él, que ha atravesado la misteriosa niebla, entienda Dark Light mejor que muchos de nosotros...
Él gruñó, Sally se quedó callada. Nancy apareció con otras dos personas. Una chica muy joven y mona que iba con una carpeta entre los brazos y el Teniente.
Era muy raro que el Teniente se involucrara en casos tan aislados como el de Víctor, pero a nadie le extraño. En cuanto a la chica, ella se encargaba de la parte administrativa de Dark Light y se encargó de encontrarle algo que hacer a Víctor.
—Creo que tengo algo que te vendría bien chaval —dijo el Teniente—. Sin embargo, tendrás que someterte a algunas pruebas para conseguirlo. Aquí no adoptamos y mantenemos a nadie por la cara.
—Aquí tienes todo lo que necesitas saber "vigilante" —la gerente le dejó un par de folios en la mesa.
—Exacto, porque vas a hacer las pruebas para guardia —dijo Nancy—. Trabajarás dentro del edificio. ¿Está bien no? Así te tendré más a mano…
Los comentarios de Nancy no le hacían ninguna gracia a Víctor, sin embargo todos los presentes se rieron.
—Pero para eso, tienes que olvidarte de todos esos miedos absurdos —dijo el Teniente— esto no es un juego. Bienvenido a Dark Light.