sábado, 3 de enero de 2015

♪♫Notas Musicales♫♪ -5-

Era mediodía, Eva cantaba, había conseguido emocionar al público, que daba palmas al ritmo. Tenía una pronunciación en inglés perfecta, y no fallaba ninguna nota, todo tenía la duración adecuada, la altura justa... Los espectadores empezaron a hacerle el coro.
—Love the silence... Love the silence...
You lift me up and knock me down. I'm never sure just what to feel when you're around.
Aplausos, por parte de todos, pasó la prueba sin dificultad. Gabriela Sidner salió después al escenario, cantando Butterfly fly away, de Miley Cyrus, que no estuvo nada mal. A los treinta siguientes, que en la primera prueba eran de los buenos, los echaron. Cuando llegaron al número 2500, que pasó, solo tenían elegidos a 462 personas, pasaron a un descanso.
—Volvemos en media hora con... ¡Notas Musicales! —dijo el presentador Salvador Langel.
En cuanto las cámaras pasaron a los anuncios, los del jurado parecían más relajados, el presentador salió del escenario. Los espectadores también se levantaban para estirar las piernas.
—Nos toca dentro de poco... —dijo Dakota.
—Tengo miedo... —reconoció Angely.


Pasada una hora más o menos, Angely y Dakota esperaban detrás del telón, Dakota acababa de salir.
—Dakota Edsan, con la canción Girlfriend, de Avril Lavigne.
Aunque detrás del escenario parecía muy nerviosa, al cantar ya no lo estaba tanto, ella estaba acostumbrada a ese tipo de cosas. Y la canción era perfecta para romper un seguido de cuatro baladas lentas. La mitad de las personas silbaban y se habían puesto de pié cuando acabó la canción. Todos los miembros del jurado asintieron. Dakota pasó a la siguiente ronda.
—Angely Marlian. Cometas por el cielo, de La Oreja de Van Gogh.
Angely seguía con su plan de tocar la guitarra, no poner música de fondo. Intentó no bloquearse de nuevo, ni pensar en todas las personas que la estaban mirando. ¿Qué le había dicho Dakota? "Piensa que nadie te conoce, no saben quién eres ni que haces. Y que hagas lo que hagas, lo olvidarán en cuanto salga el siguiente concursante”.  
De esa manera no resultaba tan difícil, empezó a tocar intentando no mirar a nadie, luego a cantar. Esta vez no fue tan complicado, pero de todas formas deseaba que la tierra la tragase. Igual que la última vez, el jurado lo debatió por un momento, no parecían ponerse de acuerdo con ella, al final dieron el visto bueno. Angely salió corriendo del escenario.
— ¿Qué tal? ¡Lo has hecho genial! ¿A que no ha sido para tanto?
—Por favor, los que hayan pasado la prueba no pueden quedarse aquí. Tenéis que quedaros en el camerino número 3 hasta próximo aviso.
Fueron las dos a una sala enorme entre los bastidores, no la misma que la de la primera prueba. Todos los que habían pasado, estaban allí. Las dos entraron y se quedaron de pie en medio, mirándolo todo. Había varios percheros con vestuarios, materiales de atrezo y varias sillas para sentarse. También algunos instrumentos viejos, que tenían polvo acumulado, y muchas máscaras en las paredes. Monitores que mostraban lo que ocurría en el escenario en directo, igual que en la web. Miraron a todos los que habían pasado, hablaban entre ellos y rebuscaban entre viejas cajas con disfraces y hacían bromas entre ellos. Cerca de ellos estaba Kim con su novio (el cual no se había presentado) pero por alguna razón, había conseguido entrar al camerino. Y también, cerca de ellos Jake y al parecer un amigo suyo que se había colado.
—Anda mira ¿es esa no? —su amigo señaló hacia Dakota y Angely.
Jake procuró darle tal codazo en las costillas como para que no pudiera volver a señalar en la vida.
—Cierra la bocaza inútil.
Angely ni se había fijado en ellos, pero Dakota sí. Los estaba mirando intentando descifrar de qué estaban hablando. Jake pareció advertirlo, pero disimuló. Kim le susurró algo a su novio mientras señalaba a Jake y los dos se rieron. Angely vio a Eva sentada un poco más lejos, muy atenta a su teléfono móvil.
—Hem... —Angely no acabó de decirlo.
—Shh... Ya lo sé —Eva no levantaba la vista del teléfono—. Lo acabo de ver. Por cierto, no soy una experta pero… Dakota…
— ¿Qué? —preguntó sobresaltada, no estaba prestando atención.
—Deja de echarle ojitos a quien tú sabes.
— ¿Quéeeeeee? —Angely miró de arriba abajo a Dakota y luego a Eva, luego a Dakota, y luego a todo el mundo que había cerca—. ¿Quién es? ¿Participa también? ¿O solo es el amigo de alguien que participa? ¿Está aquí o aún no ha pasado?
—Ni una palabra más —Dakota le tapó la boca con la mano—. No montes un numerito ahora.
—Vale, pero dime quien es.
—Nadie.
—Va —insistió.
—Nadie.
—Porfaaaa, porfa porfa porfaaaa.
— ¡Que no! —En cuanto vio que las dos la miraban sorprendidas se corrigió—. Perdón... He dicho que no.
—Eva dímelo tú. Oye… ¿Cómo es que tú te has dado cuenta antes que yo?
—Veo los pequeños detalles, como suspira cuando lo ve, deja de prestar atención… Y antes, cuando llegasteis al auditorio os vi ¿por qué crees que insistió en que estuvierais sentadas en esa fila? —todo eso lo dijo, sin levantar la mirada ni una sola vez.
Angely miró de nuevo a Dakota, que se había cruzado de brazos y miraba hacia abajo.
—Pero tú, arruinaste sus planes cuando ocupaste la butaca que no era, claro que ella no podía insistir delante suya.
—No… ¿Él? Pero… Pero… ¿Qué?
—A ver, no me he enamorado, no te pases. Es solo que… —suspiró, miró disimuladamente hacia atrás—. ¿Tú te has fijado en él? ¡Está buenísimo!
Eva se rió, entonces levantó la mirada por primera vez desde que las dos estaban allí, para ver el ceño fruncido de Dakota.
—Eh… Nada, un chiste que… Je…
Angely miró a su alrededor, como por temor a que alguien las oyera.
—Estás mal de la cabeza… No puedes decir eso de Jake.
— ¿Pero tú lo has visto bien? —puso sus manos en los hombros de Angely y la obligó a girarse y a mirar a donde él estaba, a suficiente distancia para que no las oyera—. Mira, que oportuno, se ha quitado la chaqueta… Tiene unos músculos… Se le marcan los abdominales debajo de la camisa. ¿Y esa miradita de diablo? ¿Y el corte de pelo desaliñado?
Dakota miró a su amiga, esperando una respuesta, Angely se encogió de hombros.
—Tiene pinta de roquero fracasado.
Dakota la soltó, iba a responderle algo indignada, pero entonces el volumen de los monitores subieron, como automáticamente, las pruebas habían acabado. No se habían dado cuenta de que había mil personas ahí dentro.
—Cinco mil chicos y chicas han participado en esta última prueba, pasado solo mil. Los que recuerden las anteriores ediciones, podrán saber más o menos de que va.
»La tercera prueba, se celebrará el próximo diez de Mayo. Pero no va a ser una prueba cualquiera. ¡Va a ser por parejas! Habrá 500 parejas elegidas aleatoriamente y tan solo 20 se salvarán. Esta vez el jurado será más estricto. Catsa Jols, valorará las magníficas voces de esta nueva edición. Heder Kins  la coreografía. Ian Luvien la música, los instrumentos que acompañan. Alan Nimeni su vestuario. Y Daniel Herwal su coordinación.
»Si uno de los participantes falla, se llevará a su compañero con él, por lo que se necesitará mucha cooperación. Ahora, vamos con la selección de parejas…
—Un aviso —Alan se acercó a su micrófono e interrumpió—los conjuntos deben tener nombre.
Algunos de los monitores cambiaron y mostraron el número y el nombre de las primeras parejas, para que fueran saliendo.
—Subís, saludáis y volvéis a bajar avisaba un miembro del staff cuando iban hacia el escenario de nuevo.
Una reportera de la revista de chismes más vendida, había conseguido un pase de prensa para entrar al camerino, llevaba todo el tiempo haciendo pequeñas entrevistas a los concursantes que pasaban, había entrevistado a Eva, pero no a Angely ni a Dakota, en ese momento se acercaba a ellas, con la cámara colgada en el cuello y la grabadora en la mano.
Kim y su novio no perdieron la gran oportunidad que se les ofrecía.
—Kim. ¿Sabes que creo? Que no hay nada mejor para distraerse en una actuación importante, que... Un conflicto que llame la atención —Kim sonrió, y cuando habló se aseguró de hacerlo en voz muy alta, para que la reportera la oyera.
—Claro. Parece que ya hay un triángulo amoroso en el concurso.
La reportera paró en seco en cuanto oyó esas palabras, dio dos pasos atrás y paró en frente de Kim.
—Hola ¿cómo dices? ¿Triangulo amoroso? No mientas, lo he oído.
Kim pareció avergonzarse, luego sonrió.
—Vaya pues… —la reportera le puso la grabadora cerca.
Angely y Dakota fueron hacia la salida del camerino en cuanto Eva se había ido, pasando al mismo tiempo por delante de la reportera y Kim otra vez.
—… hay un par de amigas aquí, Dakota y Angely. Resulta que, a Dakota le gusta Jake, pero a él no le interesa ella —se aseguró de señalar a Jake a 5 metros de distancia— a Dakota le dio un vuelco al corazón al oír eso, más bien, parecía que se había montado en una montaña rusa Jake la miró fijamente sorprendido a la vez que decepcionado—. Pero eso no es todo, porque según he oído decir al propio Jake, a él le gusta Angely. Aunque a Angely… No sé.
Esta vez Angely se quedó sin saber que decir, miró a Dakota, que estaba a su lado, petrificada. Y en ese momento pronunciaban otro número y nombre, el 6783, Dakota Edsan. Salió corriendo por la puerta antes de que le preguntaran nada, antes siquiera de que Angely dijera nada.  Así que la reportera se centró en ella.
— ¿Y bien Angely...Marlia, qué sientes tú al enterarte de esta noticia? ¿Estás enamorada de alguien? ¿Crees que esto va a romper tu amistad con Dakota? ¿Puede interferir esta atracción amorosa en el concurso? ¿Y tú Jake? ¿Cómo descubriste esa chispa por Angely? ¿Desde cuándo os conocéis?
—6790 —dijo Salvador desde el escenario—. Angely Marlian.
Su número había aparecido en pantalla, aprovecho la oportunidad para escabullirse también. La reportera acribilló a Jake con preguntas, que este ni quería ni sabía cómo contestar. Pero enseguida anunciaron su número. La reportera trató de detenerlo, pero un miembro de Staff amenazó con que no interfiriera en el programa. En cuanto salió al escenario, Angely estaba al lado de Salvador, y este dijo.
—Aquí tenemos a la afortunada decimonovena pareja. Jake Lorain y Angely Marlian que…
Los dos se miraron durante una milésima de segundo, ni siquiera dejaron que Salvador diera la enhorabuena y les diera la señal para que se presentaran en unos 10 segundos. Cada uno bajó por un lado del escenario, dejando a Salvador con la palabra en la boca.
—Y los siguientes son…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?