domingo, 12 de julio de 2015

Dark Light 27

Capítulo 27
Extraño


Cuando abrió los ojos, lo primero en que se fijó fue que estaba en una tienda. Luego se dio cuenta de que estaba en el suelo, con las manos atadas a un poste de madera. No podía ver nada de fuera, no sabía si era día o noche, la tienda estaba iluminada con velas, como si estuvieran en otro siglo. Había una mesa con algunas sillas alrededor, otras mesas con montones de ropa doblada...
De la nada apareció una chica, no la había visto entrar, fue como si se teletransportara hasta allí. Era alta, tenía el pelo rubio y largo, tenía el mismo uniforme que todos, pero llevaba una camiseta de tirantes blanca en lugar de la chaqueta. Se sentó en una de las sillas, bastante lejos de él, se le quedó mirando unos segundos.
— ¿Dónde estoy? —preguntó él.
—En una tienda de campaña —contestó Aura dejando clara la obviedad.
—...
No estaba seguro de si contradecirla y corregir su pregunta, ella tenía pinta de querer matarle.
— ¿Quién eres? ¿Cómo has llegado aquí? —preguntó Aura.
—Me llamo Víctor y... No lo sé.
Aura sonrió, se acomodó y puso su mano derecha sobre la mesa, solo entonces Víctor se fijó en que no era de carne y hueso.
— ¿Por qué tienes la mano...?
Aura miró su mano como si no lo recordara, luego la movió, a Victor le sorprendió que pudiera moverla.
—Ah... Nada, que me la corté y tuvieron que ponerme otra de plata. ¿A que mola?
Tal vez esa no había sido la mejor pregunta dada la situación. ¿Se la había cortado por aburrimiento? ¿Qué clase de tontería era esa?
—Bueno y ¿cómo dices que habías llegado? ¿De dónde vienes? Hay gente allí fuera que no estará muy contenta si no lo averiguo.
— ¿A qué te refieres?
—A que te consideraran un espía y te matarán como si fueras un simple bicho molesto. 
—Ah... —parecía un poco decepcionado— ¿Y qué hago para que no me maten?
—Cuéntame tu historia y si te creo, te daré la opción de unirte a nosotros.
— ¿Pero quienes sois vosotros?
—Somos Dark Light y protegemos al mundo sin que este siquiera lo sepa.
Víctor parecía asombrado.
— ¿Protegerlos de qué?
—De todo lo que ellos no controlan porque siguen creyendo que son mitos. De los monstruos que acechan en cada esquina.
— ¿De vampiros?
—También están entre ellos.
— ¿Y dónde estuvisteis tanto tiempo? ¿Dónde estuvisteis hace ocho años cuando los vampiros mataron a mi familia?
A Aura le sorprendió su pregunta y empezó a poner más atención a lo que decía. Tal vez si que tenía sentido que hubiera llegado allí. Se preguntaba si también odiaría a los vampiros... ¿No podía ver sus ojos desde la distancia?
— ¿Y dónde estuvisteis hace unos meses? Cuando atacaron el orfanato matando a todos los niños...
— ¿Cómo has conseguido escapar? —dijo Aura sin creérselo. Víctor no parecía tener más de 14 años.
— ¿Dónde estuvisteis anoche? Cuando los mismos volvieron a aparecer.
— ¿Siempre eran los mismos?
—Siempre, nunca olvidaría esas caras.
—Así que te seguían... Luego hablaremos de ellos. Sigue.
—No hay más, simplemente empecé a correr y a correr sin pensar en nada, nada más que escapar. Solo sé que de repente había mucha niebla y un montón de militares me estaban apuntando y gritando cosas.
— ¿Viste algo?
Víctor se quedó unos segundos en silencio, pensando, le era difícil recordar.
—Creo que oí más voces antes, muchas voces, pero no sé q...
No esperó a que dijera nada más, salió corriendo dejándolo con las palabras en la boca y las manos atadas.
Si había oído voces, solo significaba una cosa, estaban al caer, en cualquier momento, y tenía que avisar para que estuvieran preparados.
Cuando volvió, 15 minutos más tarde, volvió a aparecer de la nada detrás de él.
—Ok, nos pueden atacar en cualquier momento, así que voy a ir rápido. Puedes unirte a Dark Light si pasas una prueba, de normal sería de otra forma, pero ahora estamos en medio de una "guerra" así que la ocasión es especial. La prueba va a ser fácil, libérate, tienes diez minutos.
Víctor no podía verla desde su posición, parecía alterada. Él movió un poco sus manos, las tenía un poco adormecidas, pero sentía las cuerdas apretarle las muñecas, no parecía fácil.
— ¿Bromeas?
— ¿Bromeas tú? ¡Es solo cuerda! Se puede quemar, cortar y desatar. Podrían haberte puesto esposas, las de aquí solo las quita quien las pone y entonces sí sería difícil, tendrías que cortarte las manos.
—Pero...
— ¿Pero qué? ¿Quieres que te ponga más presión?
Fue hacia él tan rápido que ni se dio cuenta, simplemente la sintió detrás suya. Entonces lo rodeó con los brazos, puso su cabeza junto a la suya, luego le susurró. La sintió helada.
—Si esto te anima a escapar más rápido... ¿Recuerdas a los vampiros que te seguían? Solo... piensa que... —acercó sus dientes a su cuello, rozándolo con los colmillos— yo soy exactamente lo mismo que ellos.
Aura rió. Víctor desvió la mirada hacia ella, teniéndola tan cerca pudo ver lo que no había visto antes, unos ojos rojos terroríficos y unos colmillos que ya no escondía. Entonces él gritó completamente aterrorizado y ella se alejó de él riendo.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me leído este capítulo y me ha gustado mucho así que iré a mirar los demás ^^
    Estoy en la iniciativa nomugglesinhogwarts me quedo por aquí :)
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario :D
      Si te ha gustado pronto subiré más. Se supone que es los miercoles... pero en realidad lo hago cuando me acuerdo...

      Eliminar

¿Y tú que opinas?