miércoles, 22 de julio de 2015

Dark Light 28

Capítulo 28
Ataque


Cambió completamente su visión de Aura. En tan poco tiempo había pensado tantas cosas de ella, desde que la había visto cuando había llegado y ella había bajado el arma al verle. Cuando entró, mientras le interrogaba... Hasta se preguntó si era normal pensar en lo preciosa que era mientras le decía que tenían la intención de matarle si era un espía... Pero no se había fijado en sus ojos, le habían parecido marrones, pero no lo eran. Y ella era tan fría... Todo el odio que podía tenerle a los de su especie, cambió completamente la visión que tenía de ella.
¿No era un peligro que ella estuviera allí? ¿Por qué no lo había atacado en ningún momento? No quería averiguarlo tampoco. Tal vez solo era una cuerda lo que lo mantenía atado, pero estaba muy estrecha a sus manos, no podía casi moverlas, tampoco podía hacer mucho teniéndolas a su espalda y con un pilar en medio, ni verlo. Solo intentaba deshacerse de las ataduras por la fuerza.
—Te quedas sin tiempo. ¿Quieres una ayudita? —preguntó Aura en tono sarcástico.
—Ni te me acerques... —murmuró él.
Aura suspiró, luego se movió y la perdió de vista, oyó un estruendo detrás de él.
— ¡Uy! —dijo Aura—. Se me ha caído una caja llena de dagas desafiladas al suelo. Vaya, que torpe soy, a lo mejor alguno ha caído cerca de tus manos...
Víctor dudó un momento, luego Aura le dio una patada "accidental" a una de las dagas que llegó justo entre sus manos. Víctor se cortó al cogerla y también mientras intentaba manejarla para cortar la cuerda. Entonces se levantó de un salto, con las manos sangrando y sujetando la daga.
Aura aplaudió un poco indiferente, Víctor la miró incrédulo.
—Muy bien, has pasado (aunque yo haya hecho trampa...) No tenemos tiempo así que, vamos.
Aura cogió su chaqueta y se la puso, luego agarró a Víctor por el hombro y le sacó a empujones de la tienda. Luego se desvaneció.
Víctor se quedó confundido cuando se dio cuenta de que había desaparecido como de la nada.
Fuera todo el mundo estaba corriendo hacia todos los lados de manera descontrolada, parecían hormigas a las que les habían inundado el hormiguero. Se gritaban órdenes unos a otros, corrían, tropezaban, volvían a gritar... Se oyó estallar una bomba que retumbó en las montañas, todos se quedaron quietos, pero no se veía nada.
— ¿Qué haces novato?
Hermes estaba detrás suya, claro que él no sabía quién era.
—Eh... 
—Muévete, no te metas en la pelea, ve al área de reabastecimiento, te darán algo que hacer allí.
Víctor se quedó mirando el lugar que señalaba el teniente, pensó que no sería buena idea quedarse allí plantado. Empezó a ir hacia allí, sin dejar de mirarle de reojo. Cuando llegó, se planteó seriamente echar a correr colina abajo hacia la niebla.
—No pienses en ello, eso sí que les haría enfadar —dijo una mujer que allí había—. Esto no pinta bien...
La primera línea de defensa empezó a disparar hacia la niebla, alguien venía y no en son de paz. Aura estaba al frente, dando órdenes a todo el mundo.
— ¡Alto al fuego! Cambio a táctica A. Todo el mundo a cubierto.
Hizo señas al chico que llevaba la pirotecnia mientras todo el mundo se echaba hacia atrás, alguno seguía disparando al objetivo. En pocos segundos todo empezó a retumbar, hicieron explotar la línea de defensa 1. En el suelo se abrió un gran foso que los separaba de la niebla. En ese momento empezó a aparecer el enemigo, al principio no parecían muchos, pero venían cada vez más, el foso les detenía.
— ¡Recordad que tiene que la misión es capturar al mayor número posible! —gritó Aura—. ¡Fuego automático ya!
— ¿Quién demonios te ha puesto al mando? —dijo el teniente en cuanto se acercó a ella.
—Yo misma.
—Bueno... Pues sigue. ¡Máscaras! —gritó Hermes.
Todo el mundo buscó su máscara y se la puso, segundos después cayeron más bombas, de gas. Dark Light aprovechó para poner plataformas para poder llegar al otro lado del foso. Algunos, entre ellos Aura, dieron un salto para llegar. Cuando el humo se disipó desenfundó sus armas y se quitó la máscara. Mientras otros esposaban a los que habían quedado vivos y estaban inconscientes, Aura esperó hasta que se hicieron visibles las siluetas de los demás. Había de todo, pero como siempre, abundaban hombres lobo y vampiros. Ella ya conocía los puntos débiles de todos.
Pronto empezaron a abandonar las armas y pasar a otras tácticas, lucha cuerpo a cuerpo, así hasta que empezaron a quedar cada vez menos.
—Solo es un primer equipo de reconocimiento —dijeron—. Es posible que ya hayan comunicado a Beta su situación.
—Vendrán más.
Una vez dejaron de aparecer más, todos parecieron más tranquilos, habían conseguido capturar a muchos con vida, podrían interrogarlos. Aura enfundó de nuevo sus armas y se quedó mirando a la niebla por unos segundos.
—Vamos vampiresa, no te quedes ahí parada —le dijo Natalie desde el otro lado del foso.
Aura giró la cabeza para mirarla, la saludó con la manó, era una seña de despedida, entonces Natalie observó que se acababa de quitar el anillo con el localizador.
Desabrochó su cinturón con todo su armamento y lo dejó caer al suelo mientras corría. Llevaba desde aquel día deseando hacer algo así y encontró la oportunidad. Se adentró en la niebla y huyó de Dark Light.
Natalie quiso correr detrás suya, pero en cuanto tocó la niebla recordó que si se adentraba, no encontraría nunca el mismo camino de vuelta.
Todos los demás, que la estaban viendo, le habían gritado que se detuviera, que no podría volver, pero era tarde y no sabían que Aura no quería volver.
— ¿Quién era ella? —preguntó Víctor, que estaba observando la escena desde lo alto de la colina.
Todos parecían desesperarse ante su huida, no se lo podían creer.
—Aura es... Una leyenda de Dark Light.

2 comentarios:

  1. Hola Natalia! Me encanta como escribes es muy maduro... Me has dejado de piedra!!! No dejes de escribir nunca. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clara. A veces tengo mis dudas, pero comentarios como el tuyo me animan a seguir ^-^

      Eliminar

¿Y tú que opinas?