jueves, 24 de septiembre de 2015

Dark Light 31

Capítulo 31
Barranco


—Despierta.
La voz de April hizo que abriera los ojos, Lily se levantó de golpe cuando la vio. Ella estaba cruzada de brazos, en frente suya, estaban solas, alejadas del resto del grupo.
— ¿Qué pasa?
Miró a su alrededor, David no estaba y ella no tenía ninguna marca visible que delatara lo ocurrido, nada para que nadie pudiera sospechar.
—Que ya ha vuelto la luz. Hora de caminar ¿no crees?
Miró al cielo claro, luego donde estaba todo el grupo reunido, aún había algún que otro dormido, David estaba despierto. Se preguntó si April ya había recuperado su cuchillo.
Bostezó involuntariamente mientras le daba la espalda a April.
— ¿Te divertiste mucho anoche verdad? Con David...
— ¿De qué hablas? —Lily volvió a darse la vuelta.
—Oh, vamos, tú sabes a lo que me refiero. Pero me da igual de qué os conocierais antes. Que te quede claro —se acercó más a Lily, tal vez con la intención de asustarla— él es mío.
Ella no podía creerse lo que oía, pero pensara lo que pensara sobre David, no iba a decirle la verdad a April, no iba a contradecirla. Solo le sonrió.
—Pues todo tuyo. Eso solo fue... un rollo de una noche.
April esbozó media sonrisa desconfiada. Luego miró hacia el grupo, nadie se fijaba en qué hacían ellas dos.
—De todas formas, no te lo perdonaré tan fácilmente.
Se abalanzó sobre Lily y le mordió el cuello, mientras ella ahogaba un grito. Pero no la pilló tan desprevenida como creía April, Lily la electrocutó con la pistola eléctrica en el nivel más alto. Las dos cayeron al suelo, cada una murmurando su propia maldición y muriendo casi al mismo tiempo.
Cuando volvieron a revivir, estaba David con ellas.
— ¿Se puede saber qué ha pasado? —preguntó en tono acusador, mientras las dos se ponían en pie.
—Nada, nada... Pelea de gatas —dijo Lily.
Recogió la pistola eléctrica del suelo, justo cuando April la agarraba del brazo.
— ¿De verdad funciona?
—Tú lo has visto.
April la soltó.
— ¿Cómo? No es posible... La electricidad aquí...
—Hay cosas que van y cosas que no —dijo Lily—. ¿Cómo funciona tu mechero April?
La vampiresa no dijo nada más. Lily y David fueron los primeros en volver con el grupo. David aprovechó ese momento para darle a Lily lo que estaba esperando.
—Lo conseguiste...
Tenía en su mano aquello que podría paralizar su corazón y matarla. Era una diminuta pieza de metal, tenía la misma forma que un virus bacteriófago. Además todavía estaba teñido de sangre. Lily lo guardó en su bolsillo.
—Te debo mi vida.
—Ya hablaremos de lo que me debes... —dijo en broma.
—Por cierto. ¿Sabes que April está por ti?
—Sí, lo sé...
Cuando llegaron junto con los demás, Lily con su posición de líder mandó a todos a levantarse y a ponerse en marcha. Todavía le asustaba la idea de que en cualquier momento insistieran con las preguntas y Lily no pudiera responder más que con teorías, pero tenía que arriesgarse.

*   *   *

Después de muchos días y noches que nunca eran tan largas o cortas como la anterior.
Después de encontrarse con un par de decenas de grupos, que al no conocer a Lily ni a nadie de sus acompañantes, solo los vieron como enemigos y pelearon contra ellos.
Después de que muchas veces desconfiaran de ella y tuvieran peleas dentro del mismo grupo.
Después de todo eso, llegaron a un gran barranco oscuro que cortaba todo el camino. Hacia adelante había metros de vacío hasta la próxima tierra firme. A los lados, el gran barranco se extendía hacia el infinito, no parecía haber modo de cruzar al otro lado.
Entonces, toda la poca confianza que tenían puesta en Lily, se esfumó de golpe.
Mientras ella miraba hacia abajo, a la oscuridad, empezaron a pelear entre ellos. Luego empezaron a gritarle ella, buscando una explicación.
—Todo fue una mentira.
— ¿De verdad sabes lo que haces?
— ¡Sacrificio!
—Vamos Lily, di tus últimas palabras… —amenazó Frank.
—Si piensas en ir ahí abajo te vas tú solita.
Todos la acorralaron hacia el borde del barranco, a ella y a David.
—No es lo que creéis...
—Adelante, explícate.
— ¿Lily? ¿La famosa Lily?
Una voz surgió del barranco, luego un montón de personas salieron de allí, estaban escalando muy ágilmente las paredes. Les triplicaban en número a ellos. El  que parecía el jefe, avanzó hacia ella, su propio grupo le abrió el paso.
— ¿Lily verdad?
Ella asintió, mientras el desconocido levantaba la mano y le enseñaba lo que tenía en ella. Era una vela de color blanco, completamente nueva, que tenía cortada en la cera unas letras. Las letras formaban su nombre LILY.
— ¿Quién eres tú?
—Yo soy, el Dios de este mundo.
—Lo que me faltaba... uno que se cree Dios —murmuró Lily.
— ¿Cómo dices?
—Si eres el Dios de este mundo... Dime qué hay abajo y porqué tienes tú esa vela.
Él se rio, mientras miraba la vela que tenía entre las manos.
—Lo que hay abajo, ya lo descubrirás luego. Todo lo importante y valioso cae aquí o cerca. Y esta vela te pertenece si no me equivoco... ¿Alguien tiene un mechero?
Murmuraron todos, Lily miró directamente a los ojos a April, ella metió la mano en su bolsillo y sacó su mechero. A continuación se lo lanzó al que tenía la vela en la mano y este lo atrapó en el aire.
Mientras él supuesto Dios encendía el mechero, April se daba cuenta de que le faltaba algo, su cuchillo. April miró con desconfianza a su alrededor, pero todos tenían la vista en la vela. Por mucho que él intentaba encenderla, no podía.
—Vaya, ya me lo imaginaba... Y bien Lily ¿me harías tú el favor de encenderla ya que está tu nombre puesto?
Mientras se acercaba a Lily, April empezaba a gritarles a sus compañeros que le devolvieran lo que era suyo. David ya se había encargado hace tiempo de deshacerse de las pruebas, le había colado el cuchillo a Frank. April se dio cuenta de que él lo tenía, en cuanto le vio mirando en sus bolsillos. Se lanzó sobre él.
Empezó una pelea, Lily ya tenía el mechero en la mano, solo le faltaba la vela con su nombre, pero el Dios no le prestaba atención, estaba mirando la pelea.
Cuando April atacó a Frank, los suyos atacaron a los de April, comenzaron a pelear y se metieron también los nuevos.
Alguien empujó a Lily y ella cayó al suelo, pero el mechero cayó al barranco.
—Agh... Qué cansinos. ¡Abajo con ella! —dijo el Dios.
Lily se levantó pensando en alejarse del barranco. En cuanto se puso en pie, alguien se tiró sobre ella y los dos cayeron en la oscuridad. Casi todos se estaban retirando, el Dios de ese mundo también.

Cuando David vio que Lily caía, saltó con ella. Cuando April vio que su amor se iba, lo dejó todo y fue a por él.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Dark Light 30

Capítulo 30
Bienvenida

En cuanto el peligro desapareció junto con Aura, bajaron un poco la guardia y se llevaron a los prisioneros al interior. También se llevaron a Víctor, tanto por su condición de nuevo recluta, como por haber aparecido de la nada y por haber sido el último en hablar con Aura.
En ningún momento pudo saber qué estaba pasando, dónde le estaban llevando y qué estaban haciendo. No tenía ni idea de quienes eran los que le acompañaban de un lado a otro. Finalmente acabó en una sala redonda, con las paredes recubiertas de espejos.
Había solo una mesa y unas sillas alrededor, a él le obligaron a sentarse en una de ellas, dos eran los que le acompañaban. Hablaban entre ellos y no parecían estar escuchándole.
— ¿Dónde estoy? —preguntaba él.
— ¿Ya han informado a los Alphas de lo ocurrido?
— ¿Cómo... hemos llegado aquí? —seguía preguntado, pero ellos no le hacían caso.
—Sí, ya se ha enterado todo el maldito edificio. La compañera también.
— ¿Alguien sabe que ha podido ocurrir?
De repente uno de ellos cogió un par de esposas de plata de su cinturón, se las puso a Víctor en las manos sin que se diera cuenta. Entonces los dos desaparecieron dejándolo completamente solo.
— ¿...?
Miró detenidamente las esposas, no había ni un cierre y sin embargo se las habían puesto, pero él no podía quitárselas, parecía que las hubieran construido sobre sus muñecas.
—No entiendo nada... —acabó diciendo en voz alta, abatido.
—Claro que lo entiendes —contestó su reflejo.
Víctor se sobresaltó al escuchar la voz proveniente del espejo, hubiera podido jurar que se había movido su reflejo, pero cuando lo miró estaba quieto, igual que él. Pero la voz decía la verdad, sí que lo entendía, la vampira se lo había dicho. Había mencionado esas esposas que no se podían quitar...
Dos chicas vestidas con un uniforme negro de cuero aparecieron de repente. Las dos tenían una placa con las letras "D.L" plateadas grabadas en el pecho. Alguna tenía más medallas que la otra, pero aparte de eso vestían igual, tenían incluso el mismo cinturón de armas.
Una de ellas tenía el pelo un poco corto, castaño claro con mechas rosas chillonas, los ojos rojos y colmillos asomando entre sus dientes. La otra tenía el pelo rubio oscuro y largo hasta los hombros, sus ojos eran verdes como el bosque y podía ver que sus orejas sobresalían entre su pelo, tenían una forma puntiaguda muy extraña. Ella estaba llorando.
Víctor se puso tenso, no sabía decir qué era la segunda chica, pero la primera tenía toda la pinta de vampiro. Hablaban en susurros cuando habían entrado, la segunda le miró fijamente con los ojos llorosos.
—Tú hablaste con ella... Me lo han dicho, a ti te hizo una prueba... Tú fuiste el último que habló con ella ¿qué te dijo? —Al ver que no contestaba, se abalanzó hacia él y gritó más fuerte—. ¿Por qué se ha ido? ¿Dónde está? ¿Qué ocurrió?
Parecía bastante triste y enfadada a la vez, Víctor se levantó de la silla de un salto y trató de alejarse de ella, pero esa sala era muy pequeña. La chica no tardó en acorralarlo contra un espejo. 
— ¿Tú debes saberlo verdad? Tú lo sabes. Tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes, tú lo sabes... —repetía sin parar.
Víctor ya no sabía qué hacer en esa situación, estaba totalmente aterrado. Ella parecía estar un poco desequilibrada.
—Sally ya basta —su compañera puso una mano sobre su hombro—. Le estás asustando.
Sally enseguida calló, pareció ser que su amiga la había tranquilizado un poco y Sally se apartó de él, pero se le quedó mirando fijamente, mientras sus lágrimas seguían cayendo sin parar.
—Víctor, por favor, siéntate —dijo Nancy.
— ¿C-cómo...?
— ¿Sé tu nombre? Me han informado sobre ti hace un rato. Tu situación es complicada, así que es mejor no tardar demasiado en esto...
— ¿Mi situación?
—Apareciste de la nada en el borde de un ataque. La persona que te puso a prueba y autorizó tu entrada en Dark Light se ha fugado sin decir nada. No sabemos quién eres realmente ni qué haces aquí.
Sally acabó dándose por vencida y fue a sentarse mientras intentaba secarse las lágrimas con la mano. Víctor seguía mirando a Nancy reacio a su proposición. Ella podía ver en su mirada el odio que le tenía, así que decidió adoptar una vez más, después de tanto tiempo oscuro, esa máscara de indiferencia que parecía hacer sentir a todos más tranquilos.
— ¿Qué pasa? ¿Tienes miedo a los vampiros? —dijo mientras reía—. Vamos que no voy a comerte —sonrió, mostrando todos sus dientes y colmillos—. No debería hacerlo, aunque seguro que estás delicioso —se relamió los labios.
Se acercó a él y puso sus dos manos sobre sus hombros, él no reaccionó, Nancy lo llevó a sentarse en frente de Sally, mientras le susurraba.
—Pero solo porque aún no es hora de cenar —soltó una pequeña risita.
Nancy se sentó al lado de Sally.
—Verás, no sabemos que te contó exactamente Aura, por eso voy a hacerte un breve resumen. En Dark Light luchamos contra todo los sobrehumano que acecha en este mundo. Ahora mismo estamos teniendo problemas con una banda bastante antigua que reúne muchas especies, pero sobre todo vampiros. Estás dentro de nuestro edificio y al parecer has venido aquí por voluntad propia. Esto es una sala de interrogatorios, nuestros espejos hacen que tu reflejo diga la verdad cuando mientas. Por supuesto, estas esposado por medidas de precaución. ¿Preguntas?
—...
—Prefecto. Ahora, por favor, cuéntanos cómo has llegado aquí y qué ocurrió cuando estuviste con Aura.
Víctor tardó un momento, pero terminó contándoles de nuevo la misma historia que le había contado a Aura. Sobre lo que pasó con ella, no pudo decir muchas cosas realmente, ya que no le había dicho nada en realidad.
—Ya veo... —dijo Nancy mientras miraba su reflejo, que no había interrumpido en ningún momento—. Entonces, realmente, tú no eres sospechoso de ninguna de las formas...
—No...
Nancy suspiró, luego dijo algo a través de su auricular. La persona que le había esposado apareció al momento y le quitó las esposas tan rápido como se las puso. No se fue después.
—Ahora solo nos queda decidir qué hacer contigo...
— ¿En qué sentido...?
—Bueno, has dicho que un grupo de vampiros la han tomado contigo, así que supongo que hacerte olvidar todo lo sucedido y mandarte de vuelta donde estabas... no es una solución que vaya de acuerdo a la ética de Dark Light —Víctor negó levemente con la cabeza, no quería imaginarse volviendo donde estaba antes—. Pero la prueba que te hizo Aura... Aunque fueran circunstancias excepcionales... fue bastante banal así que tendrías que hacer otra para ser agente.
Víctor había visto la pelea que habían tenido los demás (probablemente) agentes allí fuera, no quería hacer nada parecido.
—Yo no... No quiero ser ninguna clase de agente...
Nancy sonrió un poco apenada, pero el otro que estaba detrás suya solo ahogó una risa, desde luego se burlaba de él. Incluso le había oído murmurar “Cobarde”.
—En ese caso... Voy a tratar algunos asuntos con un par de personas y luego arreglaremos esto. No hay solo agentes en Dark Light.
Nancy se desvaneció, esa vez a él ya no le pareció tan extraño. No lo entendía, pero ya se había acostumbrado a que aparecieran y desaparecieran de la nada.
Quedaron solo ellos tres. Sally había dejado de llorar, pero tenía los ojos rojos y una expresión de completa tristeza.
—... Siento lo de tu amiga... —dijo Víctor intentando romper el silencio.
Sally la miró totalmente incrédula. Si Aura hubiera estado allí para verlo, hubiera podido afirmar que nunca la había visto tan decepcionada y triste, desde que descubrieron que su primo era un traidor, pero Aura no estaba.
—Ella era más que mi amiga... para mí... Y para todos, era más que una simple agente. Ha pasado por más tragedias que los más veteranos. Por causa de una epidemia, ha perdido a muchas personas cercanas en Dark Light. Arriesgó su vida cientos de veces. Tenía una hermana que era su viva imagen, aunque ni siquiera tuvieran la misma edad. Tanto en apariencia física, como en su forma de pensar...
— ¿Tenía? ¿Ya no?
—Después de traicionar supuestamente Dark Light, volver con información, tratar y lograr convencer a todos de su inocencia, que su vida estuviera en manos del enemigo... Se destruyó a si misma tirándose al foso.
— ¿No crees que estás hablando demasiado? —dijo el que estaba detrás de Víctor.
—Hablaré cuanto me dé la gana. De todas formas si se queda, se acabará enterando de todo... Y puede que él, que ha atravesado la misteriosa niebla, entienda Dark Light mejor que muchos de nosotros...
Él gruñó, Sally se quedó callada. Nancy apareció con otras dos personas. Una chica muy joven y mona que iba con una carpeta entre los brazos y el Teniente.
Era muy raro que el Teniente se involucrara en casos tan aislados como el de Víctor, pero a nadie le extraño. En cuanto a la chica, ella se encargaba de la parte administrativa de Dark Light y se encargó de encontrarle algo que hacer a Víctor.
—Creo que tengo algo que te vendría bien chaval —dijo el Teniente—. Sin embargo, tendrás que someterte a algunas pruebas para conseguirlo. Aquí no adoptamos y mantenemos a nadie por la cara.
—Aquí tienes todo lo que necesitas saber "vigilante" —la gerente le dejó un par de folios en la mesa.
—Exacto, porque vas a hacer las pruebas para guardia —dijo Nancy—. Trabajarás dentro del edificio. ¿Está bien no? Así te tendré más a mano…
Los comentarios de Nancy no le hacían ninguna gracia a Víctor, sin embargo todos los presentes se rieron.
—Pero para eso, tienes que olvidarte de todos esos miedos absurdos —dijo el Teniente— esto no es un juego. Bienvenido a Dark Light.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Iniciativa Anime: Agosto - Mekaku City Actors

Titulo: Mekaku City Actors
Audio: Japonés
Sinopsis: La historia nos sitúa en el mes de Agosto, cuando en el aire se respira una sensación de estar vivo, el zumbido de las cigarras se escucha por todas partes y el calor esta a todo lo que da. Un “incidente” en cierta ciudad, se nos es contado desde la perspectiva de distintos personajes.
Argumento y/o resumen(Copiado palabra por palabra de la wikipedia): <<Shintarō Kisaragi es un joven hikikomori y nini de 18 años de edad quien, producto de una broma de Ene —una «chica virtual» ovirus informático que vive en su computadora—,1 derrama refresco de soda sobre su ordenador y debe salir al mundo exterior, tras dos años encerrado, para comprar uno nuevo.2 Una vez llega al centro comercial, portando a Ene en su móvil, un grupo de criminales llega y toma a Shintarō y a otras personas como rehenes. Allí conoce a Kano3 y después al resto del "Mekakushi Dan"(メカクシ団? lit. "La pandilla de los ojos vendados"),4 un grupo de jóvenes que debido a diversas situaciones poseen cada uno distintas habilidades oculares. Después de una plática de cómo Momo, la hermana menor de Shintarō, se unió al grupo, él descubre que Ene también se ha unido y entonces es forzado a sumarse también.>>

Opinión: Este anime es una adaptación de la serie de canciones de Vocaloid "Kagerou Days" compuestas y escritas por Jin. No es obligatorio escuchar las canciones para entender el anime, pero yo si lo recomiendo. Ahora bien, a mi me da una tremenda flojera poner aquí una decena de enlaces a cada canción, asíq ue no me seais vagos también y buscad información.
Mekaku City Actors tiene 12 capítulos, el primero no incita a seguir continuando el anime, pero no hay que dejarse llevar por la primera impresión, porque unos capítulos más tarde os engancharéis y desearéis que tenga más de 12 tristes capítulos...
La historia de cómo los personajes consiguieron sus poderes y quienes son ellos es muy interesante. A mi se me hizo adictivo, llegué a un punto que ya no podía parar con "un capítulo más y me voy a dormir" porque necesitaba saber como acababa todo.
Tengo que añadir que la banda sonora es lo que más me ha gustado, yo escuché primero las canciones de vocaloid y después descubrí que había un anime. El opening, sobre todo, me ha enamorado.
A este anime le doy la puntuación de 9/10. Es totalmente recomendable y como es muy corto no encontrarás pegas para no verlo ^^ Realmente, lo único que no me gusta es que haya durado tan poco... Los primeros capítulos han sido un poco lentos y el resto han tenido tanto dinamismo que ni me he dado cuenta de que ha terminado...
Aquí os dejo la opinión de otras personas con las que colaboro en la iniciativa.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Dark Light 29

Capítulo 29
Mentiras


En los desiertos no crecen demasiadas plantas, no hay animales, no hay prácticamente vida. Allí tampoco había vida, excepto ellos, los desterrados del mundo real.
Pero aquel no era exactamente un desierto de arena, si no de tierra, tierra rojiza por todas partes, algunas bajadas y subidas, pero nada parecido a una montaña. Rocas y piedras lo bastante grandes para que pudieran esconderse un par de personas detrás.
Nadie confiaba realmente en Lily, pero ante la pequeña posibilidad de que ella de verdad conociera una forma de salir, todos la seguían. Pero no se podría decir que alguien creyera en ella de verdad, ni siquiera ella misma.
En cualquier momento podrían encontrarse con un enemigo, o un grupo entero. Tal vez no pudieran morir del todo, pero si sus adversarios lo querían, podían estar matándolos continuamente impidiéndoles marcharse. Esa era la única forma de diversión para los desterrados, matar a otro eternamente. Y para April, cantar. Se pasaba todo el tiempo canturreando y aunque cantara bien, no se sabía ni una canción de principio a fin.
Aunque allí no hubiera sol ni luna, si que había un día y noche, de modo que oscurecía y aclaraba cada algunas horas, contar el tiempo era complicado, mucho más complicado que en el edificio de Dark Light. Ellos avanzaban de día, ya que de noche ni siquiera los vampiros podían ver en ese otro mundo tan extraño.
Por supuesto, no tardaron mucho en encontrarse con un grupo casi igual que el suyo. Eran seis contra cinco. Pero en el grupo de Lily había uno que estaba chiflado, así que solo contaban con cuatro.
Cuando Lily vio a Frank, deseó con toda su alma que él no hubiera visto con Megan cuando ella había desobedecido las órdenes y se había tirado al foso por voluntad propia. Pero no pareció sospecharlo cuando comenzaron a hablar.
—Pero mira quién ha acabado aquí —dijo él, burlándose.
—Hablando de prisioneros. ¿Cómo has conseguido que te vuelvan a capturar?
— ¿Y tú no estabas de misión infiltrada?
—Lo estaba —reconoció—. Y sigo.
Tanto el lado de Lily como el de Frank se pusieron a hablar entre ellos.
— ¿Sigues?
—Busco la salida.
Frank comenzó a reirse.
— ¿Salida? No hay de eso aquí. ¿No te has enterado aún?
—La hay. A eso me mandó Johann.
—Pues te ha mandado a una misión suicida.
Lily se encogió de hombros indiferente.
—Tú dirás lo que quieras, pero yo se que hay una forma.
—Adelante, te escucho.
—No te la voy a contar. Puedes, unirte a nosotros o quedarte aquí. Este es mi propósito y mi plan.
Frank y sus acompañantes se miraron entre ellos, cada uno buscando la aprobación del otro. Entonces se acercó a Lily y puso sus manos sobre sus hombros, muy cerca de su cuello, sin que ella se inmutara.
—O podemos matar a todos tus amigos, irnos y llevarte con nosotros para que seas nuestro postre.
Tal vez a Lily ya no le impresionaran los colmillos de vampiro y sus amenazas, tal vez hasta estaría dispuesta a hacer un trato, pero David no. No le apetecía ver otra vez como cinco vampiros le chupaban la sangre. No de nuevo.
En cuanto vio la sonrisa macabra de Frank, David se abalanzó sobre él convirtiéndose en lobo, le mató a mordiscos.
Los que acompañaban a Frank les atacaron también, pero April fue la primera en defenderse del ataque, seguida de los demás. Finalmente acabaron todos muertos, excepto el grupo de Lily.
—Tía, larguemonos de aquí antes de que despierten, son una pérdida de tiempo —había dicho April.
—No. Cualquier ayuda es necesaria, puede que los próximos que nos encontremos no sean tan pocos.
—Pfff... Tú estás pirada. Pero bueno, es tu plan "jefa".
Cuando April se alejó de ella, Lily fue directa hacia David, que ya se había vuelto a transformar en una persona y estaba cerca de Frank técnicamente muerto.
— ¿A qué ha venido eso? —le reprochó Lily.
—Iba a atacarte.
—Lo tenía controlado iba a...
— ¿Hacer un trato? —David terminó su frase—. Ya, pues a mi no me gusta nada esa idea.
— ¡Ni que me fuera a morir!
—No tiene que ver con morirse... Da igual.
David se alejó de ella, igual que había hecho April.
Lily se quedó donde estaba, esperando a que Frank despertara, supuso que sería el primero ya que fue el primero en morir. Y lo fue.
En cuanto despertó, Lily sacó la pistola eléctrica.
—No te muevas —le dijo.
Frank se rio.
—Venga ya, no me asustas con tus armas, no funcionan aquí.
Para demostrárselo, Lily apretó el botón y soltó una descarga al aire.
— ¿Quieres probar? —Frank no dijo nada—. Este es mi trato, tú y tus amigos venís conmigo y yo te llevaré de vuelta a Beta... Aunque, pensándolo mejor. ¿No te volverían a capturar? ¿Cuantas veces van ya?
— ¿Qué me asegura que sabes lo que haces?
—Realmente nada. ¿Pero por qué crees que me ha enviado aquí? ¿No tiene ya suficientes espías dentro de Dark Light?
Tal vez Frank fuera muy fácil de convencer, o simplemente no conociera demasiado bien a su líder y sus intenciones. Era bastante fácil de manipular.
—No me lo puedo creer.
— ¿Te unes? ¿O te matamos otra vez y nos vamos?
—Cuenta conmigo.
Había sido relativamente fácil convencerlo, un par de mentirijillas y como amigos. Aumentado su grupo y disminuyendo el peligro de ser atacados, a Lily solo le quedaron dos preocupaciones. Lo que pasaría si insistieran en que les dijera a dónde iba, porque no lo sabía... Y la remota posibilidad de que volviendo arriba... la electricidad se restaurara.


*   *   *

Cuando cayó la noche, literalmente, porque de repente oscureció, tuvieron que parar. Algunos decidieron dormir, aunque dormir no sirviera de mucho, por lo menos dejarían pasar el tiempo.
Estaba casi completamente oscuro, pero April tenía un mechero, con el que le prendió fuego a algunos papeles que tenía el chalado. El fuego no los consumía, así que podían tener luz todo el tiempo. Todos estaban reunidos alrededor de una pequeña hoguera.
Lily era la que más alejada estaba del grupo, David fue con ella cuando empezó a aburrirse de escuchar historias de como habían cogido a cada uno y lo habían tirado allí, o de como se habían convertido en lo que era, o los distintos sabores de la carne humana...
—Tienes que ayudarme —le susurró Lily.
—Vale ¿pero por qué susurras?
—Sigo teniendo la sensación de que escuchan... —miró con recelo a todos los que estaban allá—. Tengo el presentimiento de que cuando volvamos, volverá todo a la normalidad.
— ¿Todo qué?
—Que yo soy una espía y recuperaré la conexión con Beta... por lo tanto... También seguirán teniendo la posibilidad de matarme.
David no dijo nada durante un rato.
— ¿De verdad sabes cómo salir?
Lily asintió.
— ¿Recuerdas cuando nos estuvimos leyendo todos los libros escritos por Dark Light cuando estabas encerrado?
—Cómo no... Los únicos que hemos leido eso en toda la historia de Dark Light.
—Exacto, los únicos. Todas las respuestas están ahí encerradas, pero nadie se molesta en buscar entre tantas letras. Yo encontré algunos parrafos que hablaban de esto. No del foso, si no de esta dimension y de porqué Dark Light está ubicado en un sitio prácticamente invisible, que no puede situarse en un mapa. Eran casi todo teorías... Pero creo que algunas de esas teorías son reales y nos sacarán de aquí.
Ni David quiso seguir presionandola para que le contara más, ni Lily iba a seguir diciendo nada, pero le quedaba aun una duda.
— ¿En qué nesecitas mi ayuda?
—Tienes que matarme.
Se quedaron en silencio mirandose. Luego David hizo la pregunta obvia.
— ¿Qué?
—Robale el cuchillo a April, tienes que matarme y quitar... lo que sea que tengo en el corazón. Para que cuando volvamos... no me maten ellos.
David no podía creerse lo que le estaba pidiendo.
—No. No puedo hacerte eso.
—Venga, no será nada. Moriré y resucitaré. Pero si no, acabaré muriendo y no volveré —David no decía nada—. Tienes que hacerlo y sin que te vean... Porque como Frank se entere... me la lía.
Seguía sin decir nada, por un momento Lily creyó que no iba a acceder, pero de repente se levantó y volvió con el grupo. Lily se quedó sola, esperando lejos de todos ellos.
Cuando más de la mitad se durmieron, incluida April, David se las arregló para robarle su cuchillo sin que nadie se diera cuenta. Luego, volvió donde estaba Lily.
—Que conste que me voy a traumatizar por tu culpa.
—Confío en tí.
—Pero no todos van a dormirse... ¿Qué asegura que no vengan a hablar contigo? Y... Bueno, pues eso.
Lily lo pensó durante un momento. Luego se levantó e hizo a David seguirla un poco más alejados de donde estaban, cerca de otras rocas, donde ya no alcanzaba la luz.
Ella se acostó en el suelo y cerró los ojos.
—... Lo haré rápido.
—Lo agradecería —dijo ella.
David se sentó a su lado, respiró hondo luego hundió el cuchillo en el corazón, Lily dejó escapar un leve suspiro antes de morir. David tenía que darse prisa, antes de que ella reviviera. Empezó a desgarrar su ropa a oscuras con el cuchillo .
No le apetecía mucho hacer de médico cirujano, pero hizo de tripas corazón, nunca mejor dicho, y volvió a cortar. Intentaba olvidar que debajo estaba Lily.
A oscuras y desde la lejanía, nadie se daba cuenta de lo que estuvieran haciendo en realidad, dejandolo todo a la imaginación.