lunes, 7 de septiembre de 2015

Dark Light 29

Capítulo 29
Mentiras


En los desiertos no crecen demasiadas plantas, no hay animales, no hay prácticamente vida. Allí tampoco había vida, excepto ellos, los desterrados del mundo real.
Pero aquel no era exactamente un desierto de arena, si no de tierra, tierra rojiza por todas partes, algunas bajadas y subidas, pero nada parecido a una montaña. Rocas y piedras lo bastante grandes para que pudieran esconderse un par de personas detrás.
Nadie confiaba realmente en Lily, pero ante la pequeña posibilidad de que ella de verdad conociera una forma de salir, todos la seguían. Pero no se podría decir que alguien creyera en ella de verdad, ni siquiera ella misma.
En cualquier momento podrían encontrarse con un enemigo, o un grupo entero. Tal vez no pudieran morir del todo, pero si sus adversarios lo querían, podían estar matándolos continuamente impidiéndoles marcharse. Esa era la única forma de diversión para los desterrados, matar a otro eternamente. Y para April, cantar. Se pasaba todo el tiempo canturreando y aunque cantara bien, no se sabía ni una canción de principio a fin.
Aunque allí no hubiera sol ni luna, si que había un día y noche, de modo que oscurecía y aclaraba cada algunas horas, contar el tiempo era complicado, mucho más complicado que en el edificio de Dark Light. Ellos avanzaban de día, ya que de noche ni siquiera los vampiros podían ver en ese otro mundo tan extraño.
Por supuesto, no tardaron mucho en encontrarse con un grupo casi igual que el suyo. Eran seis contra cinco. Pero en el grupo de Lily había uno que estaba chiflado, así que solo contaban con cuatro.
Cuando Lily vio a Frank, deseó con toda su alma que él no hubiera visto con Megan cuando ella había desobedecido las órdenes y se había tirado al foso por voluntad propia. Pero no pareció sospecharlo cuando comenzaron a hablar.
—Pero mira quién ha acabado aquí —dijo él, burlándose.
—Hablando de prisioneros. ¿Cómo has conseguido que te vuelvan a capturar?
— ¿Y tú no estabas de misión infiltrada?
—Lo estaba —reconoció—. Y sigo.
Tanto el lado de Lily como el de Frank se pusieron a hablar entre ellos.
— ¿Sigues?
—Busco la salida.
Frank comenzó a reirse.
— ¿Salida? No hay de eso aquí. ¿No te has enterado aún?
—La hay. A eso me mandó Johann.
—Pues te ha mandado a una misión suicida.
Lily se encogió de hombros indiferente.
—Tú dirás lo que quieras, pero yo se que hay una forma.
—Adelante, te escucho.
—No te la voy a contar. Puedes, unirte a nosotros o quedarte aquí. Este es mi propósito y mi plan.
Frank y sus acompañantes se miraron entre ellos, cada uno buscando la aprobación del otro. Entonces se acercó a Lily y puso sus manos sobre sus hombros, muy cerca de su cuello, sin que ella se inmutara.
—O podemos matar a todos tus amigos, irnos y llevarte con nosotros para que seas nuestro postre.
Tal vez a Lily ya no le impresionaran los colmillos de vampiro y sus amenazas, tal vez hasta estaría dispuesta a hacer un trato, pero David no. No le apetecía ver otra vez como cinco vampiros le chupaban la sangre. No de nuevo.
En cuanto vio la sonrisa macabra de Frank, David se abalanzó sobre él convirtiéndose en lobo, le mató a mordiscos.
Los que acompañaban a Frank les atacaron también, pero April fue la primera en defenderse del ataque, seguida de los demás. Finalmente acabaron todos muertos, excepto el grupo de Lily.
—Tía, larguemonos de aquí antes de que despierten, son una pérdida de tiempo —había dicho April.
—No. Cualquier ayuda es necesaria, puede que los próximos que nos encontremos no sean tan pocos.
—Pfff... Tú estás pirada. Pero bueno, es tu plan "jefa".
Cuando April se alejó de ella, Lily fue directa hacia David, que ya se había vuelto a transformar en una persona y estaba cerca de Frank técnicamente muerto.
— ¿A qué ha venido eso? —le reprochó Lily.
—Iba a atacarte.
—Lo tenía controlado iba a...
— ¿Hacer un trato? —David terminó su frase—. Ya, pues a mi no me gusta nada esa idea.
— ¡Ni que me fuera a morir!
—No tiene que ver con morirse... Da igual.
David se alejó de ella, igual que había hecho April.
Lily se quedó donde estaba, esperando a que Frank despertara, supuso que sería el primero ya que fue el primero en morir. Y lo fue.
En cuanto despertó, Lily sacó la pistola eléctrica.
—No te muevas —le dijo.
Frank se rio.
—Venga ya, no me asustas con tus armas, no funcionan aquí.
Para demostrárselo, Lily apretó el botón y soltó una descarga al aire.
— ¿Quieres probar? —Frank no dijo nada—. Este es mi trato, tú y tus amigos venís conmigo y yo te llevaré de vuelta a Beta... Aunque, pensándolo mejor. ¿No te volverían a capturar? ¿Cuantas veces van ya?
— ¿Qué me asegura que sabes lo que haces?
—Realmente nada. ¿Pero por qué crees que me ha enviado aquí? ¿No tiene ya suficientes espías dentro de Dark Light?
Tal vez Frank fuera muy fácil de convencer, o simplemente no conociera demasiado bien a su líder y sus intenciones. Era bastante fácil de manipular.
—No me lo puedo creer.
— ¿Te unes? ¿O te matamos otra vez y nos vamos?
—Cuenta conmigo.
Había sido relativamente fácil convencerlo, un par de mentirijillas y como amigos. Aumentado su grupo y disminuyendo el peligro de ser atacados, a Lily solo le quedaron dos preocupaciones. Lo que pasaría si insistieran en que les dijera a dónde iba, porque no lo sabía... Y la remota posibilidad de que volviendo arriba... la electricidad se restaurara.


*   *   *

Cuando cayó la noche, literalmente, porque de repente oscureció, tuvieron que parar. Algunos decidieron dormir, aunque dormir no sirviera de mucho, por lo menos dejarían pasar el tiempo.
Estaba casi completamente oscuro, pero April tenía un mechero, con el que le prendió fuego a algunos papeles que tenía el chalado. El fuego no los consumía, así que podían tener luz todo el tiempo. Todos estaban reunidos alrededor de una pequeña hoguera.
Lily era la que más alejada estaba del grupo, David fue con ella cuando empezó a aburrirse de escuchar historias de como habían cogido a cada uno y lo habían tirado allí, o de como se habían convertido en lo que era, o los distintos sabores de la carne humana...
—Tienes que ayudarme —le susurró Lily.
—Vale ¿pero por qué susurras?
—Sigo teniendo la sensación de que escuchan... —miró con recelo a todos los que estaban allá—. Tengo el presentimiento de que cuando volvamos, volverá todo a la normalidad.
— ¿Todo qué?
—Que yo soy una espía y recuperaré la conexión con Beta... por lo tanto... También seguirán teniendo la posibilidad de matarme.
David no dijo nada durante un rato.
— ¿De verdad sabes cómo salir?
Lily asintió.
— ¿Recuerdas cuando nos estuvimos leyendo todos los libros escritos por Dark Light cuando estabas encerrado?
—Cómo no... Los únicos que hemos leido eso en toda la historia de Dark Light.
—Exacto, los únicos. Todas las respuestas están ahí encerradas, pero nadie se molesta en buscar entre tantas letras. Yo encontré algunos parrafos que hablaban de esto. No del foso, si no de esta dimension y de porqué Dark Light está ubicado en un sitio prácticamente invisible, que no puede situarse en un mapa. Eran casi todo teorías... Pero creo que algunas de esas teorías son reales y nos sacarán de aquí.
Ni David quiso seguir presionandola para que le contara más, ni Lily iba a seguir diciendo nada, pero le quedaba aun una duda.
— ¿En qué nesecitas mi ayuda?
—Tienes que matarme.
Se quedaron en silencio mirandose. Luego David hizo la pregunta obvia.
— ¿Qué?
—Robale el cuchillo a April, tienes que matarme y quitar... lo que sea que tengo en el corazón. Para que cuando volvamos... no me maten ellos.
David no podía creerse lo que le estaba pidiendo.
—No. No puedo hacerte eso.
—Venga, no será nada. Moriré y resucitaré. Pero si no, acabaré muriendo y no volveré —David no decía nada—. Tienes que hacerlo y sin que te vean... Porque como Frank se entere... me la lía.
Seguía sin decir nada, por un momento Lily creyó que no iba a acceder, pero de repente se levantó y volvió con el grupo. Lily se quedó sola, esperando lejos de todos ellos.
Cuando más de la mitad se durmieron, incluida April, David se las arregló para robarle su cuchillo sin que nadie se diera cuenta. Luego, volvió donde estaba Lily.
—Que conste que me voy a traumatizar por tu culpa.
—Confío en tí.
—Pero no todos van a dormirse... ¿Qué asegura que no vengan a hablar contigo? Y... Bueno, pues eso.
Lily lo pensó durante un momento. Luego se levantó e hizo a David seguirla un poco más alejados de donde estaban, cerca de otras rocas, donde ya no alcanzaba la luz.
Ella se acostó en el suelo y cerró los ojos.
—... Lo haré rápido.
—Lo agradecería —dijo ella.
David se sentó a su lado, respiró hondo luego hundió el cuchillo en el corazón, Lily dejó escapar un leve suspiro antes de morir. David tenía que darse prisa, antes de que ella reviviera. Empezó a desgarrar su ropa a oscuras con el cuchillo .
No le apetecía mucho hacer de médico cirujano, pero hizo de tripas corazón, nunca mejor dicho, y volvió a cortar. Intentaba olvidar que debajo estaba Lily.
A oscuras y desde la lejanía, nadie se daba cuenta de lo que estuvieran haciendo en realidad, dejandolo todo a la imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?