miércoles, 14 de octubre de 2015

Dark Light 33

Capítulo 33
Salida


La misma fuerza que arrastraba todo lo que había alrededor de la entrada, esa misma corriente de aire quería impedirles escapar de allí.
Cuando desaparecieron, por unos segundos fue como si estuvieran en el aire y no hubiera nada alrededor de ellos. Y así fue realmente, estaban en el aire y volvían a caer. Si Lily no hubiera abierto los ojos y gritado justo en ese momento, ninguno de los que la acompañaban se hubieran dado cuenta.
April fue la primera y más rápida, de alguna forma consiguió agarrarse a las imperfectas paredes del foso. David y Lily también lo consiguieron, por suerte. El aire seguía intentando derribarles, pero podían agarrarse bien a los numerosos salientes de as paredes. Solo entonces se fijaron en dónde estaban y vieron la luz que había encima suya, su salida. Estaban tan cerca, que no podían dejarse llevar en ese momento, avanzando despacio y buscando siempre la forma más segura de hacerlo, subían poco a poco. 
Con cada pequeño paso que daban, Lily empezó a escuchar estridentes sonidos en su cabeza, cosa que solo podía significar el regreso de la electricidad. Todos esos sonidos se sintonizaron finalmente y empezó a oír voces hablando al mismo tiempo, decían tantas cosas que no se entendía casi nada, tampoco reconoció a nadie. Se sentía como si alguien hubiese dejado el micrófono encendido sin darse cuenta durante mucho tiempo, pero no tardaron en darse cuenta en cuanto recuperaron a conexión y volvieron a ver lo que veía Lily.
<<¿Qué es eso?>>
<<¿Quién es esa?>>
<<Jefa... se ha reestablecido la comunicación con algún espía>>
Estuvo a punto de resbalar varias veces por culpa de esos que hablaban sin parar.
David fue quién consiguió llegar arriba primero y la primera mano que cogió fue la de Lily, ayudándola contra la corriente y haciéndola subir arriba, aunque todavía no fuera un lugar seguro.
—Ha vuelto, lo sabía, ha vuelto. Ha vuelto —decía Lily.
David no la estaba escuchando, se estaba agarrando a los barrotes que separaban el foso del resto de la cámara. Lily hizo lo mismo para no caerse, casi no podía luchar contra la fuerza del aire, cuanto más arriba más poderoso era.
Cuando la nueva jefa escuchó a voz de Lily, solo entonces la reconoció y recordó. 
<<Muerta. La quiero Muerta. Muerta, muerta, muerta. ¡Muerta! ¡Ya!>> —decía Megan.
Hubo un largo silencio, luego volvió a hablar.
<<¿Cómo...?>>
Lily comenzó a reírse. David estaba ayudando a April, ya que no podía ni pensar en dejarla caer allí de nuevo después de todo aquello. Lily metió la mano en el bolsillo de su pantalón del uniforme y sacó de él la pequeña "bomba" con forma de virus bacteriófago. Tenía una pequeña luz roja encendida y todavía aún, sangre sobre él. Además Lily observó que cuando se activó, había saltado una pequeña aguja, con a que tuvo mucho cuidado de no pincharse.
<<No puede ser>> —decía Megan.
Lily no había parado de reír, sabiendo que ella había ganado en esa batalla, pero todavía le quedaba una más. Tenía que hacer que se callara de una vez por todas y que no pudiera seguir sabiendo lo que ella hacía.
Sacó el taser, lo dejó en el nivel uno. Se desabrochó la chaqueta y se electrocutó a sí misma.
Las voces callaron y ella cayó al suelo. Soltó la pistola y esta cayó al foso arrastrada por el aire.
— ¿Y esta de qué va ahora? —dijo April.
David se acercó a ella rápidamente, todavía estaba consciente, pero no podía moverse.
— ¿Pero qué has hecho?
—Se... acabó. Acabé con ellos —murmuró.
David estaba de espaldas y Lily no se enteraba de lo que pasaba, pero April era un vampiro y fuera del otro mundo, sus sentidos volvieron a ser los que eran, volvía a sentir el olor de la sangre humana. No dudó en abalanzarse sobre ellos dos con Lily como objetivo.
Él se dio cuenta a tiempo para poder esquivarla y luego derrumbarla, se lo pensó dos veces cuando tuvo la oportunidad de tirarla abajo. Pero él no podía hacerlo, así que simplemente la dejó.
David cargó con Lily en brazos, entonces vio que la puerta de los barrotes estaba abierta y podían pasar.
—Mi héroe... —dijo Lily riéndose.
—Vale ya, que parece que estás drogada.
—Solo paralizada.
Consiguió abrir también la puerta que llevaba a los pasillos, pero se quedó parado en frente.
— ¿A qué esperas? —dijo April, más antipática de normal. Volver al mundo que correspondía la había afectado.
—Es extraño, no han sonado alarmas —observó David.
—Sonó una... pero se apagó. Y ahora se encendió la luz roja del pasillo... Pero se apagó también —le dijo Lily.
Todo era muy raro, como si no hubiera nadie vigilando y sabían que siempre había muchos guardias vigilando. Aún así, David avanzó por los pasillos, sin ver a ningún guardia. Cuando doblaron una esquina, April se quedó atrás aparecieron tres guardias detrás de ellos por el pasillo de April. Pero solo la cogieron a ella mientras gritaba, a ellos dos ni les miraron, como si no pudiera verlos.
— ¿Nos están ignorando? —dijo David.
—A o mejor nos hemos muerto y somos fantasmas —contestó Lily.
David decidió no pensar en el hecho y solo seguir hacia adelante ignorando los comentarios sarcásticos de Lily. Pero cuando llegaron a la puerta que llevaba a las celdas, también estaba abierta y no estaba e guardia, aunque si que estaba su periódico.
Las puertas del ascensor se abrieron y los dos entraron, cerrándose detrás de ellos segundos después, no se movió.
— ¿Y ahora qué? —preguntó David—. ¿Estás pensando en algún lugar?
—... No realmente.
El ascensor comenzó a subir. Lily solo podía imaginarse la cara de Edgar o de Karen, cuando vieran que había vuelto del lugar del que no se puede volver. También en qué pensarían los Alphas sobre ellos, por esa misma cuestión. 
Y subieron y subieron, sin darse cuenta ninguno de los dos, de que estaban subiendo más plantas que de normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?