miércoles, 21 de octubre de 2015

Dark Light 34

Capítulo 34
Pelea


—Bájame ya príncipe azul, no hace falta que me lleves en brazos a todas partes —dijo Lily.
—Perdone usted Madamme Me Electrocuto A Mi Misma —le contestó David con sarcasmo mientras la dejaba de pié.
Por supuesto Lily todavía no estaba completamente recuperada, tardaría en perder todo el efecto de parálisis, por lo que se desequilibró.
— ¿Seguro que estás bien?
—Tan segura como que voy a matar al primero que se me ponga por delante...
El ascensor siguió subiendo sin hacer el más mínimo ruido, era en esos momentos de silencio en los que echaba de menos la, a veces molesta, musiquita de ascensor.
— ¿No llevamos subiendo demasiado tiempo? —dijo David finalmente.
—... ¿Tú estás pensando en algún lugar?
—No se me ocurriría ninguno ahora.
Pasaron unos pocos minutos más, hasta que el ascensor se detuvo de repente. Antes de que se abrieran las puertas, en la pantalla que había en la parte superior, donde solía poner la planta del edificio, apareció una "α". Se abrieron las puertas a un nuevo pasillo, uno que no habían visto nunca. Largo y con una sola puerta al final.
Aunque fuera de mala gana, Lily tuvo que apoyarse en David para poder caminar y salir del ascensor. Fuera les esperaba alguien.
El chico parecía tener la edad de Lily, vestía el uniforme de agente de Dark Light, pero con estampado de camuflaje. Llevaba una gorra verde oscura también, cubría su pelo castaño claro y sus ojos, no podía ver sus ojos. Tenía un rifle entre las manos y había empezado a apuntarles con él en cuanto las puertas se abrieron, además tenía otras armas equipadas en el cinturón y colgadas del hombro.
Sus ordenes eran disparar a cualquier persona que consiguiera atravesar la barrera y llegar a ese piso, a no ser que hubiera alguna orden excepcional, pero de momento no había ninguna.
—Lo que me faltaba por ver —murmuró Lily.
—Tuviste que tirar el arma más valiosa de Dark Light al foso —le reprochó David.
El vigilante no tuvo tiempo de escuchar las órdenes a través del transmisor, de hecho no estaba haciendo caso a la voz que le daba la orden de no disparar. Pero Víctor ya no iba a apretar el gatillo de todas formas. Se quedó mirando fijamente a Lily, casi completamente convencido de que se trataba de Aura, pero esa chica no parecía ser un vampiro.
Cuando al final se acordó de su nombre, lo dijo:
— ¿Lily Edwin?
Lily asintió, un poco asombrada de que ese desconocido supiera quién era ella.
—Lo sabía... Eres la viva imagen de tu hermana. Ellos te estaban esperando.
Finalmente bajó el arma y levantó la mirada, dejando que Lily por fin pudiera ver sus ojos, tenía los ojos castaños brillantes, pero parecía enormemente triste, tal vez nostálgico.
— ¿Ellos?
—Los Alphas.
David y Lily dieron unos pasos hacia él. Entonces volvió a ponerse en guardia.
—Solo a ti Lily, ellos solo te necesitan a ti, el tiene que quedarse atrás.
—Me niego —dijo Lily.
—Después de todo... Voy a ser yo quien mate a alguien de verdad.
David se abalanzó sobre Víctor, él no le disparó solo porque recibió la orden de no hacerlo., esa vez si que la escuchó. Pero, aunque se pelearon un rato, David estaba en desventaja y Víctor no tardó en reducirlo e inmovilizarlo contra el suelo. Claro que también se había levado buenos puñetazos de parte suya.
—No estás en el mejor momento para amenazar a nadie —le dijo Víctor.
—Pues ya estás tardando en matarme...
—No tengo permiso para hacerlo.
Víctor no se había dado cuenta de que Lily estaba detrás suya, le había quitado la pistola sin que se diera cuenta.
—Si de verdad les importo tanto a los Alphas como para que quieran hablar directamente conmigo, él me acompaña —dijo, aunque ya sus piernas le habían vuelto a fallar y había caído al suelo—. O los dos, o nadie.
Lily se apuntó a sí misma con la pistola, después de todo, ya no le tenía miedo a la muerte, aunque pudiera conseguirla de verdad en ese mundo.
Tanto Víctor como David se quedaron quietos, el primero escuchando las ordenes, sonrió.
— ¿Y bien? ¿Qué te dicen?
—Qué con lo loca que estás eres capaz de hacerlo.
Víctor soltó a David y se levantó de encima suya. Lily bajó la pistola.
—Aunque de todas formas, no lo hubieras hecho.
Lily se quedó mirando la pistola y a Víctor.
— ¿Por qué lo crees?
—Porque es mía y solo yo la puedo disparar.
— ¿Cómo de seguro estás sobre eso?
David y Lily se levantaron a la vez, ella todavía no había soltado el arma.
—Me jugaría mi vida.
Lily apuntó la pistola hacia él y disparó. Víctor todavía sonreía.
—Acción denegada. Bloqueo de seguridad —dijo la voz robótica.
—Hijo de...
—Por aquí por favor —Víctor la interrumpió.
David volvió a ofrecerse como su apoyo y esta vez Lily no lo rechazó.
Víctor los guió a través del largo pasillo, al fondo había una gran puerta con otro símbolo alpha dibujado. Víctor la abrió y les dejó pasar, luego cerró la puerta detrás de ellos y se quedaron solos en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?