miércoles, 20 de abril de 2016

Dark Light 48

Capítulo 48
Luna


No conocía a Mark, aunque él sí que había oído hablar de Lily. No le costó encontrarlo, ya que en realidad sabía más sobre él de lo que podría saber sobre cualquier conocido suyo. Estaba relacionado con Dark Light, pero no pertenecía a la organización. Él era un hombre lobo, conocía a Edgar y a David y tenía una extraña historia de amor con Leandra. De hecho, había sido Leandra la que le había convertido en lo que era.
Lily se imaginaba que habría perdido el contacto con Dark Light después de que Leandra muriera, pero al contrario se enteraba de cada movimiento que allí ocurría, como un espía. Ella supo donde encontrarlo por la cantidad de veces que Leandra le había hablado sobre él, pero a pesar de las descripciones no le reconoció a primera vista.
Ella esperaba en frente de la puerta de un bar de moda que había en la ciudad en la que había vivido Leandra, toda su familia de hecho, en Barcelona, dicho bar se llamaba "La Luna", valga la redundancia, era un centro de reuniones para los licántropos de allí.
Escuchaba voces en el interior, era hora punta y el bar estaba lleno, esa noche se acercaba a la luna llena, pero todavía faltaba un día más para que lo fuera.
Cuando la puerta se abrió ella estaba de espaldas, Mark salía a tiempo que se ponía la chaqueta de cuero, la vio desde el primer momento.
—Vaya señorita no es buena idea pasear sola por este barrio y a estas horas, sobre todo faltando una sola noche para la luna llena.
Lily se dio la vuelta y le miró de arriba a bajo, no pudo evitar recordar a Leandra y su exhaustiva descripción sobre su novio, le entró verdadera nostalgia. Era tan alto como lo había sido una vez su amiga, tenía el pelo negro azabache y algo rizado, vestía con vaqueros y una sudadera, además de la chaqueta que, según recordaba Lily, la misma Leandra le había regalado. Tenía los ojos marrones, sin embargo en esa oscuridad tenían un brillo dorado, tenía además la piel tan pálida que podría ser confundido por un vampiro. Era más mayor que ella, por lo menos seis o siete años, aunque una vez tuvieron casi la misma edad.
—Lily Edwin —dijo él—. Me han hablado mucho de ti. De hecho, me mencionaron que habías vuelto a desaparecer. ¿Qué buscas por aquí?
—A ti, de hecho.
—Vaya que directa...
Mark sacó en ese momento un paquete de tabaco de su bolsillo y un mechero, no tardó nada en encender un cigarrillo.
— ¿Y qué es lo que quieres exactamente de mi?
—Supongo que has estado enterado de los sucesos ocurridos en Dark Light los últimos años.
—Querida, yo sé todo lo que pasa en todos los bandos, de hecho soy el primero en enterarme siempre de todo. Pero refréscame la memoria.
—Aura Edwin, mi hermana que abandonó Dark Light hace varios años.
Mark sonrió mientras se apoyaba en una de las paredes del edificio, una pareja salía del bar en ese momento, el chico saludó con la cabeza a Mark y este le devolvió el saludo, la chica en su lugar miró a Lily detenidamente, pero se fueron.
—Si quieres que hablemos de tu hermana, será mejor irnos de aquí. Supongo que sabes bien que ella no es precisamente alguien que caiga bien a la gente.
— ¿Por qué ha apresado demasiados delincuentes?
—Porque los delincuentes nunca se ven como lo que son y para mucha gente que hay aquí, como la chica de hace un momento, cualquier intento de ayudarla es un atentado contra ellos.
— ¿Y qué hay de ti? ¿No estás a caso con Dark Light?
—Nosotros tenemos una relación solo de intereses. Ellos me buscan cuando me necesitan y lo mismo por mi parte. Tú debes de estar muy desesperada para venir a mi.
Mark tiró la colilla al suelo y pisó sus restos con el pié, luego le tendió la mano a Lily. Ella le miró con desconfianza.
— ¿Puedes desvanecerte?
—Igual que tú. Pero si vienes conmigo, vas a tener que comprometerte a cumplir mi trato. Mi ayuda no es gratis y acostumbro a cobrar por adelantado ¿aceptas los riesgos?
—Mientras no me pidas cualquier cosa que no me pertenece, todo lo que sea.
Lily le dio la mano a Mark y los dos se desvanecieron al mismo tiempo que alguien más salía del bar.
De haber visto Lily a David salir en ese momento, no se lo hubiera creído, pero hacía mucho tiempo que no hablaba con él o preguntaba sobre él, no tenía ni idea de lo que estaba haciendo.


*   *   *

Se encontraban en la planta más alta de un bloque de apartamentos que nunca se había terminado de construir. El paso quedaba prohibido para cualquier persona. ¿Pero a quien le importaba? Todo el mundo sabía que los: vagabundos, pandilleros, drogadictos (y los hombres lobo a veces) entraban en ese edificio y hacían lo que les daba la gana.
La planta en la que estaban ellos era bastante grande, como una nave industrial, solo pilares, ni una pared que separara habitaciones, solo la de la escalera. Por todas partes había grafitis y pintadas varias, restos de botellones... A parte de eso no había nada más, por lo que Lily se preguntó si Mark viviría allí o solo era un escondite. 
Mark se acercó a uno de los grandes ventanales, sin marco ni cristal obviamente, todo lo que allí había era ladrillo y cemento.
— ¿Qué es lo que quieres que haga por tu hermana exactamente?
—Encontrarla.
—Sabes que desapareció hace años ya. ¿Has pensado que no quiere que la encuentre nadie?
—Yo solo sé que ella sigue pensando que yo he muerto. Si quiere volver o no, será desición suya. pero tengo que verla, ella tiene que verme a mi.
Mark resopló, a veces no comprendía como la agente podía arriesgar tanto por otras personas.
— ¿Y por qué acudes a mi? Hay rastreadores mejores en Dark Light.
—Sabes que eso es mentira.
—Pero ellos ya la buscaron y no encontraron ni una sola pista de su paradero. ¿Qué te hace pensar que yo la encuentre dos años después?
—Porque ellos realmente no tenían nada personalmente suyo con lo que buscarla, yo sí. Y tú sabrás tan bien como yo que en Dark Light no se distinguen las esencias de las personas, en cambio fuera, es mucho más facil.
Entonces se descolgó del cuello el pañuelo rojo de seda que había robado anteriormente del cuarto de Aura, siempre fue su favorito y siguió colgado de su perchero todo el tiempo que estuvo desaparecida.
Mark volvió a sonreir, Lily era más lista de lo que él había pensado en un principio. ¿Pero qué riesgos estaría dispuesta a correr por obtener su ayuda?
—Además, tu bien has dicho que te enteras antes que nadie de lo que ocurre en todos los bandos. Puede que incluso tengas información sobre ella y no te hayas dado cuenta aún.
Mark se giró de repente hacia ella, no se había dado cuenta cuanto se había acercado Lily a él.
—Muy bien. Este es mi trato, yo la encuentro a cambio a ti te convertiré ahora mismo.
— ¿Y si no la encuentras? —dijo Lily sin temerlo ni un solo segundo.
—Estoy seguro de que lo haré.
Lily se encogió de hombros.
—Entonces no es un precio tan alto. ¿Pero sabes que es lo más interesante de esto? En todos estos años, eres la única persona que ha amenazado con convertirme en algo que no es un vampiro.
Y de esta forma, Mark se abalanzó sobre ella sin que Lily pusiera ningún tipo de resistencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú que opinas?